Gen XXY: La vida es como un cupón

Por Paco Santamaría y Anaí Aguilar
[email protected]
@pacosantamaria
[email protected]
@anaiaguilar

Anaí Y. ¿Qué piensas al oír la palabra “cupones”?

Paco X. Barato, regatear, agachar la cabeza, oportunidad…jajaja.

Anaí Y. ¿Sabías que en Estados Unidos es una industria millonaria? Es todo un mercado hecho y derecho, hasta hay clases de “cómo administrar y optimizar el uso de cupones”, y nosotros no nos quedamos atrás, México va caminando hacia esa dirección. ¿Cómo ves?

Paco X.
Bueno la vez pasada hablábamos de cómo generar una relación gana-gana entre marcas y clientes, y pues sí, esto me parece una relación utilitaria pero consciente entre marcas y quienes juntan o agrupan los cupones. Ahora yo en lo personal no soy target, si invito a una niña a cenar, sería mata pasión que saque mi cupón cuando pague la cuenta y pida mi descuento, ¿o no?

Anaí Y. Pero, cómo lo verías si compras en Internet un cupón, en el que compras un valor de mil 200 pesos en un SPA, por 700 pesos y en vez de invitarla a comer, cambias la estrategia? Hay una empresa que lo hace, se llama BuzzUrbano.com; ¿te gusta este nuevo concepto?

Paco X. Así sí. Como una mesa de regalos y descuentos sí. Ya había escuchado de Buzzurbano.com, andan haciendo ruido en Facebook. El reto que tienen es la red de afiliados, que sea amplia, buena y que realmente te convenga lo que ofrecen en contenidos de descuentos y privilegios. Eso sería el diferenciador para ellos. Necesitan crear con una especie de lealtad-codependencia con el cliente y el establecimiento que se refleje en interactividad, que sea constante y rápida, por ejemplo que en 15 minutos saquen descuentos de 50 por ciento en un boleto de avión a algunos privilegiados, sólo para los que lo vean. O sea, les urge WOM o boca a boca, jaja como lo que hacemos ahora. Pero sigo pensando que el rollo de la cenita, lo interpersonal es más eficaz, ya luego cuando te cases con ella y tengas familia compartes tus descuentos con ella. Deben enfocar sus baterías hacía el target que se llama discount busters, esos que andan cazando tarifas baratas en Internet. Que les lleguen a ellos y eso sí que sea fácil cazar tu descuento, cero burocrático.

Anaí Y. Super de acuerdo con la burocracia. A veces prefieres pagar 10 pesos más, para evitarte el tema de que el cajero no sabe qué pasa, llama al gerente, re-leen el cupón para validarlo como 5 veces, y terminas pensando: ya, olvídelo! Pero también los cupones te seducen para que consumas algo que no tenías pensado, te aparece como una gran idea y haces un gasto extra. Este es el beneficio de las marcas al ofrecer cupones. Yo sí uso cupones. ¿Tú?

Paco X. No es nada mi estilo. Prefiero sentirme único como cliente, que me vean a los ojos y me digan que me dan un descuento por ser yo, por ser diferente y único. Que el responsable del local me diga que me hace descuento porque soy leal al negocio. Como amigos. Uno de los restaurantes en donde consumo más es en el que me hacen sentir que es mi casa y que puedo hacer lo que quiero, que me hacen sentir como dueño y de la familia. Un cupón es una impresión o contenido digital masivo y me hace sentir como borrego bebebebeeeee.

Anaí Y. ¡Uy, que especial me saliste eh! Es que estamos manejando dos conceptos completamente diferentes: para ti un descuento debe de realizarse por ser leal a una marca o a un lugar, como un beneficio VIP solo por ser solo tú; para mí la estrategia de un cupón es el generar una compra que no se tenía en mente, es ir y comprar un helado, aunque se te antoje un pie de manzana. ¿Estás de acuerdo? Ahora, volvamos a la industria millonaria. El mexicano, por cultura, ¿impulsará esta cultura? ¿Los recibimos y los usamos; o los recibimos y los perdemos?
Paco X. A los mexicanos nos encanta regatear y sentirnos que nos madrugamos al otro, puede funcionar. Aunque para mí lo barato puede salir caro, siempre voy a preferir el servicio y pagar más por ello que ahorrarme unos pesos.

Anaí Y. En fin, es bien interesante ver el crecimiento de una industria, que a diferencia de un multinivel piramidal, no promete mucho y si da beneficios, más de los que imaginamos. Es una industria con un potencial bien atractivo, que con ayuda de las redes sociales y acceso a comunidades cibernéticas, puede tener un giro que genere nuevas formas para atraer a los usuarios y generar lealtad a la marca; nunca digas nuca Paco. Y bien por los de BuzzUrbano, que están experimentando con los mexicanos y están ofreciendo nuevas propuestas. Me gustan los cupones…. ¿a quién no? (y tú no cuentas Paco…)

Sobre los autores

Paco y Anaí siempre visten de marca gracias a @LABELSHOWROOM
Shooting by: Majo Belausteguigoitia.

Paco con outfit generación drama by Kosiuko, chamarra negra y jeans. Camiseta azul marino by Mancandy.
Anaí con outfit hipster by Kosiuko vestido de flores moradas. Bandita hipster con flores by Bugga.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299