Game of Thrones tiene un gran problema: transmiten sus capítulos en vivo en Twitch

game-of-thrones-arya-hbo

La última temporada de Game of Thrones tiene la “bendición” de HBO, para transmitirse en HBO Go, HBO Now, PlayStation Vue HBO Subscription, The Roku Channel, Amazon HBO Add-On o Hulu HBO Add-On.

Y aunque Amazon forma parte de la lista, es específicamente en Amazon HBO Add-On en donde está permitido, no así en Twitch, una plataforma de streaming de video en vivo propiedad de Amazon.com.

Aunque el objetivo de esta es servir a los gamers de todo el mundo, ahora se ha convertido en un lugar de piratería para HBO, lo que podría representar un gran problema.

La filtración de sus capítulos ha sido constante, justo el fin de semana el tercer capítulo -de 82 minutos- fue liberado en forma de GIF y sin audio en unos cuatro minutos. Esto, aunado a las constantes quejas en redes sociales e incluso tendencia, por la caída del servicio de HBO Go, durante las últimas dos semanas el domingo a la hora en que comienza GoT, este fin de semana no hubo falla en la transmisión, pero miles de consumidores denunciaron que no podían distinguir lo que ocurría en el capítulo.

Ahora en Twitch los usuarios pueden ver sin pagar derechos a HBO los capítulos, bajo la categoría “Just Chatting”. Incluso, hay quienes transmiten bajo nombre de “Temporada 8 Game of Thrones”, así, sin mayor temor.

Twitch tiene un historial de sus creadores que transmiten contenido con derechos de autor y esto puede ser un gran problema para HBO, que espera recuperar la enorme inversión que hizo en la nueva y última temporada. Se calcula que la última temporada de Game of Thrones costó 15 millones de dólares por episodio.

El número de streamers activos trimestrales en Twitch en el mundo desde el primer trimestre de 2018 hasta el último trimestre del mismo año, revelan que tenía aproximadamente 1.76 millones activos en el cuarto trimestre de 2018.

Hasta 2017, las estadísticas muestran la distribución de los usuarios de Twitch en el mundo, desglosada por género y aproximadamente el 81.5 por ciento de los usuarios eran hombres.