Gael García, criticado en Twitter por sus opiniones. ¿Tomar postura política afecta su marca personal?

gael_garcia_twitter

El actor mexicano Gael García Bernal es objeto de señalamientos en redes sociales luego de criticar el nombramiento que el virtual presidente electo de su país, Andrés Manuel López Obrador, hiciera para dirigir la Comisión Federal de Electricidad.

El personaje que ocupará tal responsabilidad es Manuel Barlett Díaz, quien fuera secretario de Gobernación durante 1988 y quien, según se dice, fue artífice del presumible fraude electoral que llevó a la presidencia en ese mismo año a Carlos Salinas de Gortari y no a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

García Bernal, abierto simpatizante de AMLO en la pasada jornada electoral del 1 de julio, se refirió a las críticas de las que ha sido objeto por haber apoyado al candidato del partido Morena aún cuando en su equipo cercano tenía, desde tiempo atrás, a personajes como Bartlett, próximo titular de la CFE, y así respondió el histrión:


Y es que, semanas antes, el actor hizo pública su satisfacción, también a través de Twitter, por el resultado de la elección federal, donde a principios del mes de julio, López Obrador resultó con la mayor cantidad de votos y lo hizo repudiando el fraude del 88, donde Barlett habría tenido una alta responsabilidad en su calidad de secretario de Gobernación en aquella época.

Las críticas nos se han hechos esperar en redes sociales y muchos cibernautas usuarios de Twitter señalan que, por haber votado y promovido a AMLO, García Bernal es corresponsable de este nombramiento.

De hecho, la temática enciende las redes sociales, donde usuarios de Twitter han colocado como primer lugar de tendencias al tópico #MeDeslindoComoGael:

No es el primero y seguramente tampoco será la última personalidad del espectáculo que se involucra en la discusión de temas relacionados con la política y toma partido -incluso, hay integrantes de la farándula que se lanzaron como candidatos, mira detalles aquí-.

Pero sí valdrá la pena analizar si este tipo de posturas por parte de cantantes, actores, conductores y socialités abonan en su marca personal, les ayudan a proyectarse o no tienen injerencia o consecuencias sobre los alcances que su propio talento les pueden llevar a lograr.

Lo cierto es que votar por un candidato -y aún promover su elección- no hace a nadie responsable de las decisiones gubernamentales y políticas que el político en cuestión pueda tomar, en todo caso, el actor, hizo uso de su derecho a sufragar en libertad. Haber hecho pública su postura y preferencia electoral fue, desde luego, parte de esa libertad que las instituciones electorales garantizan a los ciudadanos mexicanos.