El negocio de las franquicias es uno de los pocos en México que no se ve amenazado por la política económica de Estados Unidos y la inminente renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Y no solo eso. La industria presenta un crecimiento sostenido del 10 por ciento anual y los modelos de negocio más consolidados apuntan a otros países con la intención de ampliar mercados y promover en el extranjero lo mejor de las franquicias mexicanas.

“No vemos amenazas reales, inmediatas o a corto plazo. Creemos que el tema no será tan disruptivo como lo ha planteado el presidente de Estados Unidos, y no solo para el sector de franquicias sino para la economía en términos generales. Hoy vemos que más personas quieren invertir en franquicias por ser un mercado probado. Tenemos que hacer más para mover al sector y evitar que se paralice por lo que sucede a nivel macro económico”, comentó el presidente de la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF), Jacobo Buzali.

Si bien el mercado natural para las franquicias mexicanas de exportación ha sido Estados Unidos, con los acontecimientos políticos y económicos de este año entre México y el vecino del norte, los empresarios nacionales voltean a otros mercados que se asemejan más al de nuestro país, es decir, se ha acelerado el proceso de exportar franquicias a Centro y Sudamérica.

Pero en el negocio, no todos los modelos son exportables. Para que una franquicia mexicana pueda trascender fronteras, Buzali identifica cuatro factores clave, además del éxito, experiencia y capacidad para adaptarse a otros mercados:

1. Franquicia bajo control, con buenos cimientos y que ha logrado tener un buen control de los franquiciatarios en su país de origen. “Esto es básico, porque si en México no han consolidado una infraestructura, salir de México, es prácticamente la muerte”.

2. Visión a corto, mediano y largo plazo. “Tener un proyecto en el que quede bien claro cuál será su eje de crecimiento”.

3. Tropicalizar el producto o servicio. “Hay muchas franquicias foráneas que han fracasado por no saber adaptarse al país destino”.

4. Infraestructura sólida. “Esto es fundamental porque todas las franquicias requieren una dirección, soporte, desarrollo, capacitación, para tener éxito fuera de México”.

Foto Cortesía: Jacobo Buzali, presidente de la AMF

Buzali destacó como motivo de orgullo las franquicias mexicanas de exportación, que se han desarrollado en nuestro país y que han logrado establecerse en mercados internacionales.

“Otro motivo de orgullo es que hace 28 años, el 15 por ciento de las franquicias en el país eran mexicanas y el reto extranjeras. Hoy la tendencia se ha revertido al 100 por ciento y casi el 90 por ciento de las franquicias en el país, son mexicanas. Hemos aprendido bien el modelo y lo hemos reproducido con éxito. México es una súper potencia a nivel mundial en franquicias”, enfatizó el presidente de la AMF.

Veinte franquicias mexicanas en el extranjero

Desde alimentos y bebidas hasta servicios de podología. La calidad de las franquicias mexicanas está comprobada en diversos sectores de la industria y en 2017, la marca ganadora del Premio Nacional de Franquicias destacadas en el extranjero, que promueve la AMF, fue para una tintorería. Pero no cualquier tintorería.

Green Clean es un concepto fresco y moderno que utiliza un solvente llamado Green Earth, elaborado a base de silicón líquido, totalmente biodegradable.

Foto Cortesía: Óscar Escalante, director general de Green Clean

Se trata de una tintorería ecológica que ha apostado por la innovación como factor diferencial de su marca. Sus procesos no contaminan, el solvente empleado es 100 por ciento biodegradable, seguro para las personas, cuida su ropa y el medio ambiente.

Green Clean cuenta con 50 sucursales, 45 de ellas en México y cinco más en Honduras, Colombia, Perú y Nicaragua y próximamente abrirán en El Salvador, Guatemala y Costa Rica.

En Marzo de 2016 fueron galardonados con el Premio Nacional de la Franquicia en la categoría de “Franquicia del año”, sobre 350 marcas de franquicias a nivel nacional e internacional afiliadas a la AMF y su director general es Óscar Escalante, con oficinas corporativas en Monterrey, Nuevo León.

La lista de franquicias mexicanas con presencia fuera de México la complementan Kidzania, El Fogoncito, Sushi Itto, Wings Army, Agua Inmaculada, Body Wrap, Baby Ballet, Kepacrepa, Delichurros, Electrobike, Todo para sus pies, Steren. Beleki, Prendamex, El Cerrito, Business Kids, Gallantdale Uniformes, Eps y Body Brite.

Retos y oportunidades de las franquicias mexicanas

Mantener un ritmo de crecimiento entre el 10 y 11 por ciento anual, crear alianzas locales y regionales para tener mayor fuerza como sector y descentralizar el negocio de las las franquicias de la Ciudad de México, con mayor apoyo a los empresarios de las entidades del país, son algunas tareas de la AMF.

“Buscamos mayor presencia de marcas mexicanas en el extranjero. Queremos lograr financiamiento directo con la banca comercial para no depender solo de programas gubernamentales. Vamos por más programas de capacitación y educación para profesionalizar el sector y crear una bolsa de trabajo para ejecutivos de franquicias e incentivar así el área de recursos humanos”, comentó Buzali sobre los retos de su gestión al frente de la AMF.

Adicional a esto, Jacobo Buzali refirió que desde la Asociación se busca lograr un proceso de certificación más sencillo para franquicias y dar mayor certeza a inversionistas; crear métodos alternativos de mediación entre empresarios y franquiciatarios; y mejorar los puntos de venta a través de implementar tecnología.

“El principal reto es darle mayores beneficios a los que deseen invertir en el sector. Normalmente, cuando hay una economía afectada o inestable, los mercados se paralizan al no garantizar certidumbre en las inversiones. Queremos que inversionistas y emprendedores sigan apostando por México como país para desarrollar un mayor consumo interno y que mejor que hacerlo a través de las franquicias”, concluyó Buzali.