Fernet Branca ya tiene una aplicación móvil

test script image

Argentina: Después del vino y de la cerveza, la bebida con contenido alcohólico más difundida en la Argentina es, por lejos, el fernet. Por esto, para seguir en el podio de los elegidos (y en franco crecimiento), la marca líder del mercado lanzó una aplicación que funciona con prácticamente todos los Smartphones que hay en el país.

Se trata de la novedosa aplicación para móviles que la firma Fratelli Branca agregó como estrategia de mercadotecnia para retener a sus clientes y para sumar nuevos fanáticos del fernet Branca, su producto estrella. La aplicación funciona en dispositivos móviles como Blackberry, iPhone, iPad y en todos los que utilicen el sistema operativo Android, entre otros.

“El objetivo es que los que accedan puedan llegar a contenidos exclusivos de la marca”, indicó la compañía en un comunicado a los medios. Las secciones son muy diversas. Una de las aplicaciones ofrece la posibilidad de consultar lo que la marca denomina ‘Agenda Branca’, donde los fanáticos del producto podrán conocer las novedades, publicidades, acciones de marketing y enterarse de los eventos promocionales.

Asimismo, y como una excelente táctica de marketing virtual con la que pretenden generar un vínculo directo con sus compradores, la aplicación cuenta con una completa sección para la selección de tragos. “Estará en su teléfono para que lo puedan compartir y disfrutar con sus amigos”, dijeron desde la empresa. En otro apartado, los que ingresen también podrán recorrer la historia de Fratelli Branca y de su línea de productos.

La aplicación se puede descargar de manera gratuita a través de la web www.branca.com.ar, eligiendo entre las distintas tiendas de aplicaciones como App Store, Blackberry App Word, Android Market y Stores Genéricos. Branca también tiene presencia en las redes sociales, tanto en Twitter como en Facebook.

Todas las investigaciones de mercado coinciden en que el crecimiento del consumo de fernet está en ascenso en la Argentina. El “boom” comenzó en la provincia de Córdoba en la década de 1990, cuando la bebida (amarga por naturaleza) comenzó a mezclase con Coca-Cola para generar una particular combinación más dulce. Desde ese entonces, no ha dejado de sumar adeptos, además de interesantes dividendos para las compañías que fabrican, distribuyen y lo venden al público. Una botella de 750 cm3 cuesta en los puntos de venta US$ 10.