• En la actualidad hemos superado la dificultad de acceder a la información, actualmente existe una democratización frente al acercamiento a diferentes contenidos.

  • Hoy en día la cuestión está en qué de ese flujo permanente de información es verdad y qué no lo es.

  • Según un estudio la industria de las fake news, en Europa, se lleva 75 millones de dólares en ingresos publicitarios.

 

En la actualidad hemos superado la dificultad de acceder a la información, actualmente existe una democratización frente al acercamiento a diferentes contenidos, es totalmente fácil y al alcance de la mano tener información. Nuestro panorama, hay que decirlo, es uno de los más dichosos en cuanto a eso, la información es combustible para la democracia y el conocimiento de la realidad y la opiniones respecto a esta es lo que hace que existan los foros necesarios para llegar a un mejor lugar.

Hoy en día la cuestión está en qué de ese flujo permanente de información es verdad y qué no lo es. En tiempos dónde gobierno lo digital, la veracidad de la información es esencial, pues si esta no está comprobada desinforman a la población y pueden desatar decisiones que se fundamenta en una raíz equivoca.

Curiosamente es en situaciones de adversidad cuando más afloran este tipo de contenido.

La industria de las fake news

Las fake news es uno de esos elementos que no sabemos porqué están ahí pero existen, es una herramienta poderosa para desinformar a las personas, para medir la reacción de las personas y para que algunos sitios tenga un cierre de caja decente. Los fake news acompañados de grandes titulares siempre generan una ola de tráfico, opiniones y desde luego clics y como consecuencia se atiende la fórmula más básica en el internet: Clics+Tráfico = mayor potencial para vender anuncios.

Muchos sitios y marcas descubrieron que de esta forma se podía generar tráfico y valía la pena apostar por este tipo de contenido si importar que fueran elementos que a la larga les traerían daños a su imagen. De acuerdo a un estudio de Financial Times, los sitios que siguen publicando información falsa siguen siendo muy populares en la realidad virtual.

También puedes leer:

Este tipo de contenido sigue siendo un beneficio para las marcas que apuestan por la publicidad online. Según el estudio la industria de las fake news, en Europa, se lleva 75 millones de dólares en ingresos publicitarios, a sus bolsas sin ser penalizados, al contrario la mayoría de este tipo de contenido es gestionado de publicidad por Google, con anuncios de AdSense.

La principal dificultad para combatir este tipo de contenidos es que el espectro es tan grande que es imposible identificar uno a uno lo sitios, además que se corre el riesgo de ir tumbado otros sitios que no son precisamente de contenido Fake.

Fake News y la crisis sanitaria

Desde que la epidemia apareció en el mapa de los medios de comunicación se empezó a expandir hasta el punto que el tema se hizo de dominio común, es protagonista de todas las discusiones no solo en medios de comunicación sino en redes sociales. Es que el tema da para tirar al cielo, así como Leonardo DiCaprio tirando billetes en una escena de El Lobo de Wallstreet. Al tiempo que fecundan los textos sobre la crisis sanitaria también florecen las fake news, que no ha hecho nada más que no sea confundir a los lectores que ingresan a esos sitios.

De ahí que diferentes aplicaciones como WhatsApp, Facebook, Twitter e Instagram estén trabajando en actualizar sus servicios para poder identificar este tipo de contenido. Las fake News son un elemento tan tóxico que afecta prácticamente lo que toca, afecta particularmente a las apps. Por ejemplo en Argentina el Ministerio de Salud lanzó en colaboración con Facebook Messenger un canal de comunicación a través de esta app, de tal manera que los desarrolladores ayudarán a la institución a colocar sus mensajes de la manera más pertinente posible, para poder alcanzar una audiencia mayor y para responder a las preguntas de los usuarios.

Esto como medida para compartir información fidedigna y a través de esta aplicación en tiempo real. Unicef y el Ministerio de Salud de Pakistán lanzarán también herramientas similares.