Experiential: la solución a un mundo topado de mensajes repetitivos

Las experiencias son la base de nuestras vidas y nuestras conversaciones. Trabajamos más de 8 horas diarias para ofrecer a nuestras familias las mejores experiencias de vida. Son el centro de nuestra razón de ser.

Si son tan importantes, ¿porqué las hemos dejado de lado en el mundo del marketing si el objetivo principal de una estrategia de marketing es que la gente hable positivamente de una marca o un producto? En México la mayoría de las marcas no han entendido la importancia de éstas, por miedo a arriesgarse, por desconocimiento de las nuevas herramientas, por mantener un pensamiento lineal y no saber adentrarse en el mundo del marketing asimétrico, o por no arriesgar la relación con su central de medios.

Las experiencias son la solución al mundo de las comunicaciones que hoy esta topado de mensajes repetitivos de todo tipo de productos y servicios. Todos los días surge un nuevo medio de comunicación. Vamos por una avenida y podemos observar como una gran marca de cerveza se atreve a forrar todo un túnel de más de 30 metros de largo con un mismo mensaje y la misma imagen repetida hasta 15 veces en el mismo espacio, o quizás llegamos a un centro comercial y nos encontramos en la puerta principal un arte de una reconocida marca de joyería repetido más de 10 veces en el mismo espacio. ¿Qué experiencia vive el consumidor al ver la misma imagen tantas veces? ¿Qué impacto tendría la estrategia de esa cerveza al eliminar las 15 piezas del túnel y aprovechar ese budget para generar una verdadera experiencia de marca a un grupo de consumidores?

Los consumidores de hoy tienen el poder de decidir lo que quieren y cómo lo quieren, demandan valor inmediato, cambiando así las reglas del juego. Buscan vivir experiencias que los motiven a compartir con sus redes. Por esto las estrategias de marketing deben ser capaces de conectar a las personas con las marcas, convirtiéndolos en consumidores.

Gracias a la tecnología existen un gran número de herramientas para maximizar el impacto de esas experiencias a través de las redes sociales, logrando así mayor un ROI incluso más alto que lo logrado con las 15 imágenes del túnel.

Los clientes y agencias estamos obligados a ser más abiertos a esta nueva forma de pensar, debemos arriesgarnos si queremos generar vínculos a largo plazo con nuestros consumidores. Nuestro mandato es ubicar la experiencia del consumidor en el centro de la estrategia de comunicación.

Estamos acostumbrados a contar historias a través de una infinidad de medios, pero necesitamos darle la oportunidad al consumidor de ser parte de la misma si queremos seguir presentes en su mente y su corazón.