La ética en los medios y la credibilidad en los mismos son dos aspectos que en el mercado mexicano parecen ir a la baja y situaciones como las que ahora se destapan en el caso de Forbes, Raúl Beyruti y Jonathan Torres.

En entrevista con Aristegui Noticias, Jonathan Torres, quien fuera el director editorial de Forbes, aclaró que su salida del grupo editorial tuvo mucho que ver con la insistencia de la gerencia de la revista por utilizar la imagen de Raúl Beyruti en portada así como la incorporación del empresario como accionista del grupo informativo.

¿Quién es Raúl Beyruti y por qué la negativa en portada?

La polémica relacionada con este personaje tiene que ver con los problemas que outsourcing ha generado en el terreno laboral en el país.

Beyruti es presidente de GINgroup, empresa que bajo el esquema de outsourcing manejan a 180 mil trabajadores de sus clientes (entre los que destacan Walmart, Femsa, Comex y HSBC entre otros)  tienen 2 mil expertos en distintas actividades, 11 centros operativos en la República Mexicana, 70 sucursales, 10 mil colaboradores y más de 50 filiales.

En días recientes, los reflectores se ha dirigido a este empresario dado que mientras el Senado de la República debate sobre el esquema de subcontratación, el gobierno federal ha abierto una investigación en contra de la mencionada empresa (considerada como el mayor empleador bajo el esquema de outsourcing en territorio nacional) por sospechas de “defraudación fiscal” y movimientos financieros irregulares.

Esto se deriva luego de que la Unidad de Inteligencia Financiera y el SAT le comprobaron tan sólo en un año una facturación de 34 mil millones de pesos.

Estas fueron algunas de las razones que llevaron al ex director editorial de Fobes, Jonathan Torres, a demostrar su inconformidad ante la junta del medio sobre el uso de la imagen del empresario como la portada de una de las publicaciones de la revista.

En compra de medios

La petición llegó, a decir del ex directivo de Forbes, luego de que Beyruti se convirtiera en accionista de Media Business Generators, el conglomerado que maneja la marca Forbes en México y Latinoamérica tras adquirir el 15 por ciento de sus acciones.

Con esta compra, el empresario fue nombrado como vicepresidente del Consejo Editorial de Forbes Latam.

La polémica alrededor de la portada tomó nuevos bríos luego de que Beyruti utilizará como material ilustrativo la revista con su imagen en una reunión con miembros del senado en donde se debatía la compleja situación del outsourcing en México.

En entrevista con Aristegui Noticias, Jonathan Torres, expresó su visión encontrada con sumar a Beyruti como parte del consejo editorial de la revista al considerar que no era lo mejor dada la coyuntura.

“La llegada de un socio no ocurre de la noche a la mañana. Cuando a mi me lo hicieron saber lo que hice fue manifestar una diferencia a lo que me parecía no era lo correcto. (…) Cuando me pidieron llevarlo (como partada) yo me negué”, afirmó el ex directivo al tiempo que aseguró que esto fue una de las razones por las que decidió ser terminar su relación laboral con el medio.

Más allá de la salida de quien fuera el director editorial de Forbes, lo cierto es que este caso ha dado pie a poner la lupa en la participación que el ahora investigado empresario relacionado con el manejo de empleados por terceros tiene con los medios de comunicación.

Y es que Forbes no es el único medio en el que Beyruti tiene participación como dueño. durante 2018, el presente de GINgroup llegó a un acuerdo con Jorge Nacer Gobera, presidente y director general de GRupo Editorial El Economista para adquirir el 19.9 por ciento de las acciones de dicha empresa editorial que tiene en su portafolio títulos como el periódico con el que comparte nombre y revistas como  Horloger y Equestrian, entre otras.

¿Y la credibilidad de los medios?

Este tipo de situaciones afecta de manera directa la ya dañada confianza que las audiencias tienen en los medios de comunicación.

De acuerdo con un reciente studio firmado por el Centro de Investigación para la Paz en México (CIPMEX), el 57 por ciento de los mexicanos afirma que confía más en la información que adquiere a través de su propia experiencia y conversaciones con conocidos que en aquella transmitida en medios como televisión, radio o periódicos.

De hecho, más del 80 por ciento de los participantes consideró que la información que exhiben las televisoras es manipulada por el gobierno, mientras que poco menos del 50 por ciento piensa lo mismo sobre otro tipo de medios.

De esta manera, en una columna publicada en SDP Noticias, el periodista Federico Arreola expone: “(…) era muy visible en pantallas gigantes la portada de la revista Forbes con el señor Raúl Beyruti como imagen principal. ¿Merece un empresario tan cuestionado ser la nota más importante de una publicación que en México no es la gran cosa, pero que tiene una poderosa marca global? No, pero como él compró la edición mexicana de esa revista, pues hace lo que se le pega la gana”.

Esto deja en tela de juicio el verdadero valor que los medios pueden entregar en términos información y de formación de criterio, toda vez que parece que responden a intereses particulares ligados a obtener recursos para mantener su permanencia en el mercado.