x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Evitemos con diálogo profundo: el conflicto geopolítico que viene

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Es urgente un nuevo modelo político global y la comunicación que le acompañe que esté basado en la solidaridad, la fe, la inclusión y el noble propósito de servir alejado de los intereses individuales.

La columna de hoy se presta para la reflexión; no tiene ninguna clave para mejorar nuestros procesos comunicacionales ni mercadológicos. Es una humilde opinión sobre el mundo de hoy.

Es obligado hablar en esta ocasión de los sucesos ocurridos en el Puerto de Beirut. No podemos pasar por alto este lamentable acontecimiento que enluta no solo los hogares libaneses que se han quedado sin hogar y muchos de ellos sin sus parientes y amigos… esto ensombrece al globo entero.

Al presenciar los lastimosos videos que varios ciudadanos alcanzaron a compartir y que mediante la tecnología todo el orbe presenció, pensamos que aún no hemos perdido la capacidad de asombro y seguimos acumulando eventos que no nos dejan ver, aún, el umbral de la esperanza para un mundo mejor. ¿Estamos más cerca o más lejos de este propósito?

Los resultados de las investigaciones de este y otros lamentables acontecimientos que aún no tiene etiqueta ni mano ejecutora, nos deja un gran vacío y un desánimo más que sumamos al terrible año 2020 que estamos viviendo. Sin embargo, recordando una de mis participaciones pasadas aquí mismo, relativa a los símbolos… vale la pena enmarcar que esta explosión se da dos días antes de la conmemoración del setenta y cinco aniversario de la explosión nuclear en Hiroshima ocurrida el 6 de agosto de 1945. Que conste para el registro histórico.

Sin dejar de reconocer que existen diferencias irreconciliables entre algunos países, muchas de ellas históricas, debemos preguntarnos si no es este el momento de implementar un extenso y creativo cabildeo diplomático que diseñe protocolos de entendimiento y subsidiariedad que frene los impulsos de la autodestrucción.

El planteamiento no quiere decir que dejemos cada país su cultura, raíces, formas de producción y su ideología, esto no sería posible; a lo que sí podemos aspirar, es a la implementación de un consejo de líderes que establezca parámetros y sanas políticas públicas que nos den resultados. No me refiero a los que ya hace o intenta hacer la ONU, que en mi humilde opinión, se ha quedado corta en los últimos años precisamente en su tarea de provocar entendimiento sin violencia.

Esta noble organización ha perdido el indispensable rol de arbitrar con autoridad moral los acontecimientos que provocan caos, amenazas y los afanes de líderes sin sensibilidad.

Reitero que es el momento de dejar de ver coaliciones que buscan solo imponer su agenda sin tomar en cuenta a quién se impacta o afecta.

No debemos permitir que nos llegue el hartazgo y nos embargue la pasividad. Sin importar el color o pensamiento que tengamos, expresemos nuestras ideas y enfrentemos los desafíos con entusiasmo y comunicación efectiva para intentar dejar a nuestros hijos y a los hijos de estos, un mundo mejor. La comunicación es y será la herramienta para establecer el entendimiento general del que ahora adolecemos.

No apretemos el botón rojo. Construyamos para todos.

Nos encontraremos más adelante.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados