Para nadie es un secreto que Facebook atraviesa una de sus peores crisis. Además de las noticias falsas y los problemas de privacidad de la información, la red social está perdiendo sinergia al sumar nuevos usuarios, en donde atraer y retener a las audiencias más jóvenes es uno de los grandes problemas a resolver.

De acuerdo con el último reporte financiero de Facebook, en lo que refiere al crecimiento diario de los usuarios del servicio este se ha reducido en seis trimestres consecutivos, con que lo lleva a 1.47 mil millones de usuarios durante el segundo trimestre desde los 1.23 mil millones a finales de 2016, fecha en la que se vio envuelto en problemas políticos.

Estos números avalan las proyecciones hechas por eMarketer, mismas que indicaban que  Facebook perdió aproximadamente 2,8 millones de usuarios estadounidenses menores de 25 años en 2017, y perderá alrededor de 2,1 millones más este año.

Ante este escenario, la red social de Zuckerberg ha buscado toda clase de estrategias y prácticas para mantener relevancia entre las generaciones más jóvenes y en esta linea un mail interno interceptado por BuzzFeed y dirigido a Facebook permite ver los siguientes pasos que podría dar la red social para conquistar a sus públicos jóvenes.

¿Psicología ilegal?

De acuerdo con lo publicado por el medio, una solución eficaz podría estar inspirada en lo hecho por la aplicación de encuestas virales, Tbh, misma que consiguió sumar más de 5 millones de suscriptores en poco tiempo, fue comprada durante el año pasado por Facebook y posteriormente cerrada por dicha empresa.

Los desarrolladores de dicha app -muy popular entre los adolescentes- compartieron con el personal de Facebook las experiencias con las que lograron llegar a los jóvenes.

A decir del presunto mail filtrado, esta aplicación generó una serie de métodos de crecimiento basados en el ‘grow hacking’, estrategias agresivas para un crecimiento rápido con el objetivo de llegar a los usuarios en edad escolar.

Tbh creaba cuentas privadas en Instagram mediante las cuales seguía a los estudiantes que en su biografía indicaban el nombre de sus escuelas La aplicación elegía hacia cuales institutos enfocarse y comenzaba a contactar a las audiencias, para después enviar una misteriosa y atractiva llamada a la acción: “Has sido invitado a la nueva aplicación RHS: ¡mantente atento!”.

Luego de 24 horas se recopilaban todas las solicitudes que los chicos devolvían y justo después del horario de clases, la cuenta de Tbh se hacía pública con un enlace que invitaba a descargar la aplicación. De tal manera, muchos de los estudiantes que recibieron la notificación de aceptación terminaron siguiendo el enlace de la aplicación.

Aunque a primera vista podría ser un engaño, lo cierto que se trata de una estrategia que explota la curiosidad de los más jóvenes y que oficialmente no viola los términos de servicio de Instagram. De hecho, hasta el momento, dicha plataforma permite a los usuarios crear múltiples cuentas y no requiere que revelen su verdadera identidad.

A pesar de ello, en el mail filtrado se explica que Facebook no podría probar métodos tan agresivos; sin embargo, los estrategas que llevaron al éxito a Tbh afirman que han visto “ “posibilidades similares que pueden ser explotadas en la plataforma” de Mark Zuckerberg.