medios
Foto: Bigstock
  • En cifras de Statista, Facebook es la red social más utilizada en todo México, seguida de WhatsApp y YouTube

  • Menos del cinco por ciento de las personas menores de 35 años todavía consumen medios impresos para sus noticias

  • Radio y TV todavía son canales más populares que las computadoras de escritorio para consumir noticias

MERCA 2.0 TRABAJA EN SU ESTUDIO ANUAL DE PERIÓDICOS EN MÉXICO. ¿QUIERES PARTICIPAR? ACCEDE A ESTE ENLACE Y AYÚDANOS A RESPONDER UN CORTO FORMULARIO. ¡DESCUBRE CÓMO SE CONSUMEN LOS MEDIOS EN EL PAÍS!

Dentro de México, la relación entre los consumidores y los medios es compleja. Como en muchos otros países del mundo, la población nacional es una consumidora cada vez más ávida por los contenidos de streaming y en línea. Asimismo, se ha detectado que hay una peculiar preferencia por canales como las redes sociales por encima de opciones mucho más tradicionales, como el print. Estas tendencias también se ven en el consumo de noticias.

Según Business Insider, los usuarios de plataformas como Reddit, YouTube y Facebook (que son dos mil 375 millones de personas, de acuerdo con Statista) las usan para ver sus noticias. A eso se tiene que sumar que, en general, las redes sociales están ganándole a los medios de información tradicionales, en especial periódicos impresos, como fuente de eventos nuevos. Aunque este fenómeno es similar en todas las generaciones, es más notable entre jóvenes.

Por supuesto, hay una tendencia innegable a escala internacional que también se está formando en México: el video es, sin lugar a dudas, el tipo de contenido preferido. Ni las imágenes, ni el audio, ni el texto tienen el impacto o el gusto que provocan los recursos audiovisuales. En este sentido, es crucial para los medios de información observar cómo es que se están consumiendo estos productos. Tal vez exista un truco para mejorar resultados.

Los medios favoritos de los mexicanos son…

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) recientemente publicó los resultados de la Encuesta Nacional de Consumo de Contenidos Audiovisuales. Las cifras fueron retomadas por El Universal. Dentro del estudio, se descubrió que, de las personas que cuentan con pantallas, el contenido preferido por excelencia es todavía la TV abierta, con una penetración de 72 por ciento. Medios en internet, como YouTube y Netflix, llegan en segundo lugar en 46 por ciento.

Llama la atención que el consumo de TV abierta dentro de un esquema de televisión de paga se ha incrementado sustancialmente. Esto ha hecho que canales como Las Estrellas, Azteca Uno y Canal 5 se mantengan hasta arriba de la preferencia de los usuarios en México. Por otro lado, YouTube se corona rey de los medios por internet, con uso en tres cuartas partes de la población que usa contenidos digitales. Le siguen Netflix, Facebook y Televisa Digital.

¿Qué pueden sacar de estos resultados los medios de información?

Para muchas empresas y plataformas, la atención de los mexicanos es un premio muy atractivo. Twitter presentó hace unos días un proyecto de medios, donde presentó una serie de contenidos exclusivos para el país. Hace poco, el programa de Adela Micha en YouTube fue adquirido por casi dos millones de pesos para reforzar el atractivo de Televisión Mexiquense. Otras agentes, como Televisa, buscan monetizar aún más el interés digital en sus contenidos.

Vale la pena observar el fenómeno de los medios de entretenimiento audiovisual como guía para una posible mejora en los canales de información. Lo que más salta a la vista es que haya más gente con cable consumiendo TV de paga. Esto podría indicar que las personas están dispuestas a dar un premium por una calidad visual superior, independientemente de la calidad del material. Esto podría ser una buena oportunidad de capitalización para las noticias.

Al mismo tiempo, el fenómeno digital da a entender un fenómeno contrario. Parece que las personas que están consumiendo en internet prefieren consumir contenido gratuito. Al parecer, para la gente que está en línea hay una mayor tolerancia a la publicidad, siempre y cuando puedan acceder a materiales sin costo alguno. En este sentido, los medios de información podrían establecer formatos comerciales más agresivos si siguen ofreciendo noticias gratuitas.