Estos detalles podrían hacer caer la fusión entre FCA y Renault

La junta directiva de Renault se vuelve a reunir para decidir si acepta la propuesta de FCA. Fiat analiza una oferta mejorada para ganar el respaldo del gobierno francés.

Bigstock

El lunes 28 de mayo, Fiat Chrysler Automobile (FCA) le presentó una propuesta de fusión a Renault por US$ 35.000 millones. La alianza, que hasta la semana pasada era casi un hecho, vería nacer al tercer mayor fabricante de vehículos del mundo.

Sin embargo, y aunque parecía consumado, el acuerdo está generando divergencias, especialmente en el seno de la junta directiva de la compañía francesa, donde el estado galo tiene una presencia importante en la toma de decisiones.

Hay dos puntos que están siendo vistos como un escollo para la fusión: los empleos y la sede de la nueva compañía. Además, un tercer tema: un pago adicional para los accionistas de Renault.

Estos serían los puntos que, de modificarse respecto de la propuesta original, harían más factible que el gobierno de Francia firme.

Reuters habla de una “oferta mejorada” que se formalizaría este lunes y que podría ser tratada en la reunión clave que el junta de Renault tendrá este martes 4 de junio. “Si se formaliza y se acepta, haría que las operaciones de la compañía combinada tengan su sede en Francia y que el estado francés logre un lugar en el directorio”, dice la agencia.

Firma clave

El gobierno francés es el mayor accionista de Renault y tiene una participación del 15 por ciento en la actual empresa, con dos integrantes en la junta directiva.

El plan de fusión original contempla que los dos fabricantes de automóviles sean adquiridos por una compañía holandesa que cotiza en bolsa. La propiedad de la firma se dividiría en partes iguales entre los actuales accionistas de FCA y de Renault, después de pagos especiales de dividendos compensatorios.

Fiat Chrysler había propuesto situar la oficina central operativa del grupo combinado en una ciudad neutral, muy probablemente en Londres, pero ahora estaría dispuesta a que la sede está en París, cumpliendo con una demanda clave del gobierno francés.

Por otra parte, las exigencias del Estado francés incluirían que se extiendan de dos a cuatro los años que la firma se comprometería a mantener los puestos de trabajo.

Los puestos de trabajo de Renault, una de las claves para que Francia firme.

Tanto el gobierno francés (Reuters lo califica como “pro-empresarial”) como el italiano (“populista”, según la agencia) respaldan la fusión. Pero esto sería sólo “en principio”, ya que los dos países podrían desbaratar el acuerdo si una de las partes se siente en desventaja.

¿Y Nissan?

Otro tema que deberá resolverse es qué hará Renault con Nissan. Aunque FCA no está buscando una fusión con la marca nipona, esto sería solo por ahora. Los analistas dicen que planean invitar a la japonesa y a Mitsubishi Motors Corp, la “hermana menor” de la exitosa alianza global que creó Carlos Ghosn.

“Nissan no quiere fusionarse, pero se verá obligada a hacerlo”, le dijo la semana pasada a Japan Times Koji Endo, analista de SBI Securities en Tokio.

Renault posee una participación del 43 por ciento en Nissan y el fabricante de automóviles japonés tiene el 15 por ciento de la marca francesa, pero sin derecho a voto.

Si la fusión FCA y Renault se concreta, nueva compañía continuaría siendo propietaria del 43 por ciento de las acciones y el derecho de voto en Nissan, mientras que la participación del fabricante de automóviles japonés en la empresa fusionada se diluiría y quedaría sólo en el 7,5 por ciento.

Estos son los líderes de ventas de 2018. Statista. En millones de unidades.