Desde el fin de semana pasado, dentro del mercado mexicano comenzó a sentirse con especial énfasis una disminución importante de las actividades a causa del brote de coronavirus.

Diversos eventos fueron cancelados, algunas instituciones académicas decidieron suspender de manera paulatina sus actividades mientras que diversos puntos de venta y espacios de esparcimiento vieron reducidos el número de visitantes registrados.

El avance de la cepa

El escenario anterior es resultado de las medidas sugeridas por las autoridades de salud, quienes han determinado que una de las mejores maneras para prevenir el contagio es tomar medidas de aislamiento social, más cuando los especialistas auguran que el país vivirá su punto de contagio más alto durante las siguientes dos semanas.

Los últimos números entregados por la Secretaria de Salud, en la conferencia nocturna de este miércoles indicaban que hasta ahora los casos confirmados de COVID-19 en el país asciende a 93, cifra 11 casos por encima de lo registrado el lunes pasado. Adicional se informó que hay 206 casos sospechosos.

De igual manera, el subsecretario de Prevención y Promoción a la Salud, Hugo López-Getell, detalló que la epidemia de coronavirus durará cuando menos 12 semanas en el país, por lo que llamó a la ciudadanía a mantener la calma.

Abasto garantizado

Ante estas proyecciones, una de las grandes preocupaciones de los mexicanos es la capacidad de la cadena de valor para mantener el abastecimiento de productos de primera necesidad.

En días recientes, diversos puntos de venta en el país han experimentado compras de pánico ante la lectura del consumidor sobre la escasez de algunos productos.

En esta línea, el Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico) aseguró que sus socios (empresas mayoristas y a detalle) cuentan con lo suficiente para mantener el abasto de bienes de consumo ante esta contingencia.

Cabe destacar que entre los asociados a este organismo destacan firmas como Alpura, Bimbo, Coca-Cola, Daone, Colgate Palmolive, Alen, P&G y Unilever, mismas que en conjunto representan el 3.5 por ciento del PIB y el segundo ligar de ventas totales.

¿Cuánto gastaremos los mexicanos?

Estas declaraciones deberían de frenar las compras de pánico generadas por el coronavirus, mismas que aunque podrían dar una sensación de calma y control al consumidor en un primer momento, a la larga podrían provocar desabasto, especulación y elevación de precios.

Así lo refiere la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) misma que estimo que el costo de la canasta de alimentos durante el periodo de aislamiento en los hogares mexicanos alcanzará los 3 mil 200 pesos para una familia de 5 personas a la semana, mientras que el gasto mensual ascenderá a 16 mil pesos en promedio.

De esta manera, de acuerdo con el organismo, el gasto en alimentos se dividirá de la siguiente manera: carne (340 pesos), verduras (300 pesos), snacks (300 pesos), jamón (160 pesos), queso (150 pesos), pollo (150 pesos), fruta (150 pesos), refresco (150 pesos), botanas (150 pesos, leche (147 pesos) y pescado (140 pesos) entre otros.

Las cifras son relevantes si consideramos que la última edición de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) reveló que durante 2018, el ingreso promedio por familia en México fue de 49 mil 610 pesos por trimestre, lo que se traduce en 16 mil 536 pesos al mes.

Considerando esta última medición, hablamos de un panorama que pinta justo para el consumidor mexicano, mismo que buscará en las marcas opciones que favorezcan su bolsillo.

Las marcas tienen ante si una oportunidad pero también una gran responsabilidad de demostrar aquello que por años han profesado: ser verdaderas aliadas de sus públicos meta.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299