Este político mexicano se grabó con un dron desde lo alto de una azotea pero, ¿resultó creativo?

El uso de dron para la generación de contenidos apela a la generación de historias creativas, sin embargo, los resultados no siempre resultan positivos.

La promoción política y el uso de nuevas herramientas ha permitido a los candidatos y funcionarios públicos, buscar nuevas alternativas para contar historias y ejecutar campañas, que parecen lograr relevancia ante la innovación en la aplicación de recursos creativos.

Como parte de la innovación en los recursos creativos, diversas marcas políticas se han interesado en generar mayor respuesta por parte de los votantes o la ciudadanía, pues han logrado empatar historias con las necesidades de estas audiencias, con contenidos que logran estar en el interés de estos segmentos.

Un ejemplo de ello ocurrió en México con el triunfo de la candidatura independiente de Jaime Rodriguez, quien se convirtió en gobernador de Nuevo León, gracias a que su campaña la basó en la comunicación a través de Facebook, hecho que marcó una nueva pauta en política.

Durante la campaña a la gubernatura de Chihuahua, Chacho Barraza, entonces candidato independiente, también llamó la atención en redes sociales, luego de que trascendió la supuesta respuesta que dio a un usuario de Facebook, quien le preguntó sobre la razón que impedía que el profesor Charles Javier de Xmen moviera sus piernas.

Si bien unos candidatos usan la tecnología para lograr mayor comunicación con la ciudadanía a través de redes sociales, (Donald Trump es otro buen ejemplo), no podemos dejar de observar cómo el diputado de Zacatecas, México, José María González, creyó que subirse a la azotea de un edificio, poniendo en riesgo su vida, para ser grabado por un dron, sería una interesante idea creativa para la promoción de su informe de gobierno, sin embargo, su historia y estrategia creativa pudo no haber sido la adecuada.

El espectáculo como estrategia creativa del marketing político llevó anteriormente al senador Zóe Robledo a elaborar un video imitando la música y fragmentos de la película Rocky, generado todo tipo de críticas en redes sociales:

Otro ejemplo que descubrimos de campañas polémicas ocurrió con Juan Diego Guajardo Anzaldúa, alcalde de Río Bravo, Tamaulipas, luego de que adaptó la canción “I will survive” de Gloria Gaynor, para ejecutar una coreografía, sumando más de 100 mil reproducciones en su cuenta de Facebook, donde compartió el material.