La pregunta que cualquier marca hace es: ¿hacia dónde se dirigen los consumidores?

Es un hecho que el consumo cambia, como cambian los intereses de la sociedad, el contexto que le precede y el cambio de sensibilidad. El ejercicio más interesante es ver cómo las compañías siguen ese ritmo, tarea titánica si tomamos en cuenta que estamos en una época donde los cambios ocurren muy rápido.

La pregunta es esencial pero la respuesta es incierta, según la descripción dada por un estudio de Euromonitor, “Top 10 Global Consumer Trends”, los consumidores actuales tienen una preocupación creciente sobre lo que consumen y cómo lo consumen, es decir, están buscando tomar el control de lo que compran y ser más selectivos con lo que toman del mercado.

Por eso comprender cómo cambian la audiencias es clave para las marcas, porque sabiendo esto se puede entender el momento por el que pasa la sociedad y así evitar terribles castigos, como el ser irrelevantes.

Según lo dicho por Kate Muhl, analista y vicepresidenta en Gartner for Marketers, en 2020 “veremos a un tema dominante entre los consumidores el de reconsiderar el consumismo”. Estas consideraciones han cambiado y han impactado en el actuar de las marcas.

Nuevas tendencias en el mercado

Este cambio no solo se ha manifestado a nivel global, sino también ha aparecido en diferentes regiones del mundo. A finales de 2019 Nielsen publicó un diagnóstico del consumidor latinoamericano, en este estudio se puede observar que las grandes tendencias en el consumidor actual adoptan una visión mucho más responsable sobre la economía, el consumo, la salud y el medio ambiente.

Colombia, por ejemplo, es uno de los países que están cambiando con la marea de nuevos consumidores, Nielsen determinó que el 75 por ciento de los colombianos han cambiado sus gastos en el último año para ahorrar.

Según la proyección de Nielsen, 3 de cada 10 colombianos usan internet para hacer transacciones, el 33 por ciento de los ciudadanos de este país ordena en línea. Como explica el análisis de Nielsen el consumo ahora es más orientado a temas que son emergentes y de preocupación en los consumidores.

Otro dato es que los colombianos han cambiado sus hábitos alimenticios, buscando menos azúcar, menos grasas y con productos de mayor frescura, el 57 por ciento de ellos está migrando a este tipo de consumo. La preocupación por el medio ambiente es uno de los hábitos más marcados en la sociedad del país sudamericano, el 91 por ciento estaría dispuesto a cambiar sus hábitos de consumo para reducir el impacto en el medio ambiente.

La era de consumo actual pasa por una preocupación de valores, los consumidores actuales se ven más satisfecho con aquellos objetos que reportan un valor adherido. Se premia a las marcas y si estas traen consigo mensaje positivos. Una muestra es que entre la población de Colombia los estereotipos puede desestimar el uso de un producto.

No se revela nada nuevo si se afirma que los consumidores actuales se han vuelto mucho más exigentes y reflexivos sobre lo que consumen y el impacto que dejan en su entorno. Esto implica que en la actualidad se buscan alternativas para inclinarse por un consumo positivo.

Comportamiento global de los consumidores

El contexto actual tiene un impacto en el comportamiento de los consumidores. Es imposible que el boom de lo digital no hicieran que los consumidores cambien, y que no impacte en sus modos de compra y como estos se relacionan con las marcas. Sin duda el paso del tiempo ha perfilado grandes cambios en el consumo y en los usuarios.

En México, por ejemplo, según datos del grupo de investigación de Merca 2.0 estableció que el 57 por ciento ya realiza transacciones en línea. Podemos abonar a esto las cifras de la Asociación de Internet MX que establecieron que durante 2019 en México el comercio electrónico creció más del 28 por ciento. Incluso de acuerdo a datos de Merca 2.0 la mayor parte de los consumidores hace transacciones por lo menos una vez al mes. Siendo Amazon la aplicación preferida por los mexicanos, con el 44 por ciento.

El presente año parece ser guiado por diferentes tendencias en el mercado a nivel global y latinoamericano. Parece suponer que será guiado por diferentes tendencias. De un modo más específico se pueden perfilar grandes cambios en el consumo, de entrada según las cifras y las tendencias globales parecen arrojarnos conversaciones en torno al incremento en las transacciones online, la ruptura de los estereotipos, la inclinación por un consumo más saludable y los valores defendidos por los consumidores actuales también implicará la reducción del golpe al medio ambiente.