Sumarse a las iniciativas para combatir las diferentes crisis y emergencias que trajo el COVI-19 fue casi una obligación para el grueso de las marcas.

El consumidor exige que sus marcas sean activas en la solución de problemas sociales  y, en medio de la pandemia, esta premisa gana un nivel especialmente importante si consideramos la responsabilidad que las personas pusieron en las manos del sector empresarial.

Necesarias para salir de la crisis

Y es que el consumidor ha exponencial su desconfianza en las autoridades y figuras de gobierno en medio de la emergencia sanitaria para entregar la responsabilidad de la solución, en buena medida a las empresas, tanto como empleadoras como proveedoras de bienes y servicios.

Los números son claros. Un reciente estudio firmado por McCann Worldgroup Truth Central, indica que apenas el 14 por ciento de las personas a nivel mundial creen que sus gobiernos están muy preparados para enfrentar al COVID-19.

De hecho, un  análisis entregado por Edelman, destacó que para el 55 por ciento de las personas las empresas y marcas están respondiendo con mayor rapidez y efectividad que los gobiernos.

Por tanto no resulta extraño que para el 62 por ciento de los consumidores sus países no superarán la crisis sin el respaldo de las marcas.

De esta manera, las exigencias por parte de los consumidores hacia sus marcas giran sobre un mismo eje:

  • El 90 por ciento de los consumidores espera que las marcas trabajen para proteger el bienestar y la seguridad económica de sus empleados y proveedores hasta que termine la pandemia
  • El 89 por ciento esperan que las empresas adapten su producción para ayudar a los consumidores a afrontar los desafíos actuales.
  • Entre el 89 por ciento la demanda está en la oferta de productos gratuitos o a menor precio a las entidades de salud, los grupos de alto riego y a aquello que su empleo se haga visto afectado.
  • Por último, el 90 por ciento de las personas espera que las marcas colaboren con el gobierno para encontrar soluciones.

Las más solidarias

Ante este escenario, cobra sentido la cantidad de compañías que han lanzado iniciativas de todo tipo para demostrar su apoyo a las comunidades y al consumidor en medio de la emergencia sanitaria.

Ante esta avalancha de programas, la pregunta que surge es cuáles son las compañías que han logrado establecer un vínculo con sus consumidores mediante estas acciones, y un primer paso para averiguarlo es entender qué marcas son percibidas como las más solidarias en medio de la epidemia.

En este sentido, resulta interesante conocer lo resultados de un reciente estudio firmado por la agencia de investigación de mercados, PQR Planning Quant, en el que se revelan cuáles son las marcas que el mexicano percibe como las más solidarias.

A decir de este informe, Bimbo, Corona de Grupo Modelo y Coca-Cola, fueron percibidas como las más solidarias durante la pandemia, rubro que comparten con otras marcas como Coppel y Soriana.

Las menos solidarias

Esto sucede aún cuando estas últimas dos marcas han sido señaladas por el gobierno por no seguir las recomendaciones de protección y prevención en sus sucursales que siguen operando, así como por aumentar sus precios en ciertos productos, respectivamente.

sin embargo ambas empresas han sido señaladas desde el Gobierno federal; la primera por negarse a cerrar sus sucursales, arriesgando a su personal en zonas de más contagio de coronavirus.

En contraste, marcas como Elektra, CFE, Banco Azteca,TV Azteca y Starbucks de Alsea han sido calificadas como las menos solidarias, efecto que era de esperarse si se considera las recientes crisis de imagen y reputación que la mayoría de estas firmas han tenido desde que comenzó la epidemia.

Para las marcas seguir de cerca la evaluación de estos aspectos será fundamental para delinear estrategias de comunicación y mercadotecnia efectivas luego de que la pandemia pasase, momento en el que se enfrentarán a un consumidor totalmente distinto.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299