• El mejor aprendizaje es aquel que es producto de lo orgánico y puede venir desde diferentes frentes uno de ellos es aprender de lo que hacen otros.

  • Las primeras lecciones que nos ha dejado la crisis sanitaria es que el ecommerce es más que una tendencia, es una realidad y la empresas deben de voltear a ver este formato como una realidad.

  • Esta pandemia tomó por sorpresa a la mayoría de las empresas, es necesario que las éstas preparen sus operaciones ante peligros externos.

 

El comercio online vive una de sus repuntes más grandes. La cuarentena ha significado muchas adversidades para algunas empresas y oportunidad para otras, para el comercio en línea este panorama ha derivado en un crecimiento exponencial, tan grande que no ha encontrado maneras de satisfacer la demanda de sus consumidores.

El cierre de comercios físicos ha ocasionado que gran parte de las personas se vean obligadas a mudarse al entorno online y es muy probable que la tendencia no sea solo durante la cuarentena, es posible que estos cambios de tendencias prevalezcan incluso después que el ritmo común se haya recuperado. Este panorama inédito sin duda también puede traernos algunas lecciones útiles para darle frente al futuro venidero y aprender de las carencias mostradas durante el contexto.

Algunas lecciones que podemos aprender

El mejor aprendizaje es aquel que es producto de lo orgánico y puede venir desde diferentes frentes uno de ellos es aprender de lo que hacen otros y en su defecto de lo que no están haciendo, de esa manera funciona gran parte de las cosas. Es necesario mirar lo que hacen otras empresas, otros jefes de estado, otras situaciones y la pregunta siempre será la misma: ¿Qué haremos frente a la adversidad? Frente al contexto que nos ocurre.

Las primeras lecciones que nos ha dejado la crisis sanitaria es que el ecommerce es más que una tendencia, es una realidad y la empresas deben de voltear a ver este formato como una realidad.

Importancia del ecommerce

Las compañías de ecommerce se han convertido en un elemento importante en la pandemia de coronavirus, las medidas de combate a la propagación del virus y la reclusión le han dado a este sector una exposición desbordante, el aumento de demanda ha ocasionado estragos en la entrega de productos, esta panorama supera por muchos la expectativas que las empresas tenían previo al comienzo de la crisis sanitaria.

En portales como Amazon las leyendas de “toma en cuenta que los plazos de entrega pueden ser más largos de lo normal” son comunes. Ni el gigante del ecommerce ha tenido capacidad para satisfacer las necesidades de los consumidores, durante esta crisis.

También puedes leer:

¿Pero en México qué ocurre? En realidad son muy pocas las empresas que ya están apostando por este tipo de comercio según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) solo 203 mil 238 unidades económicas del sector privado, de un total de 4 millones 774 mil 995, reportaron ingresos o gastos a través de internet, durante 2019. Es decir solo el 4.3 por ciento de los negocios en el país están preparados para recibir pagos y transacciones a través de internet.

En España empresas como El Corte Inglés habla de crecimientos de compras online de entre 100 y el 200 por ciento.

Por tanto es indiscutible que las empresas deben apostar por este formato de negocio

Importancia de los planes de crisis

Esta pandemia tomó por sorpresa a la mayoría de las empresas, es necesario que las éstas se preparen para futuros contextos similares, las compañías deben preparar sus operaciones ante peligros externos que puedan hacer que los activos y las dinámicas de trabajo se vean afectadas. También se deben organizar estructuras que funcionen de tal manera que se puedan mitigar las pérdidas con otras fuentes de ingresos.

Dar oportunidad a la diversificación

Es importante que las empresas se adapten al contexto en el que viven, y puedan ver oportunidades para posicionarse de mejor manera frente a su mercado, de la misma manera que lo hizo Grupo Modelo, al anunciar que ante la contingencia produciría 300,000 botellas de gel antibacterial con el alcohol utilizado en sus procesos de elaboración, lo derivado de esa acción sería donado a la Fundación IMSS.

Este tipo de acciones ayudan en imagen a la marca, lo deja en buen posición frente al consumidor y crea una mejor conexión con éstos. Mandar un mensaje positivo, como marca, en tiempos difíciles siempre será bien recibido por los espectadores.