Estas reflexiones de Diego Rivera son enseñanzas creativas en el marketing

Twitter
  • Diego Rivera nació en 1886 en Guanajuato, México, y a los largo de su vida logró consolidarse como uno de los más grandes artistas de su tiempo.

  • Se caracterizó por desarrollar el estilo muralista, que expuso ideas propagandísticas en la paredes de edificios públicos.  

  • Diego Rivera murió el 24 de noviembre de 1957 y en sus reflexiones  existen enseñanzas que son perfectamente aplicables en tu vida profesional y creativa.

Una de las más importantes biografías en el mundo del arte mexicano es la que ostenta Diego Rivera que con sus propuestas visuales logró imprimir un estilo único que proyectó no sólo en nuestro país, sino alrededor del mundo.

Diego Rivera nació en 1886 en Guanajuato, México, y a los largo de su vida logró consolidarse como uno de los más grandes artistas de su tiempo. El momento histórico que vivió logró colocarlo como uno de los mensajeros de las ideas propagandísticas de la época, las cuales, por encargo del gobierno, plasmaban ideas muy establecidas a través del muralismo que otros artistas como José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros lograron consolidar junto con él.

Diego Rivera murió el 24 de noviembre de 1957 y en sus reflexiones  existen enseñanzas que son perfectamente aplicables en tu vida profesional y creativa, a continuación se muestran algunas de ellas.

Acerca de Frida Kahlo, con quien sostuvo una de las más tormentosas relaciones y quien ostenta hasta nuestros días una de las marcas personales más atractivas en el arte y la cultura mexicana a nivel mundial, opinaba de la siguiente manera:

“Frida es ácida y tierna, dura como el acero y delicada y fina como el ala de una mariposa. Adorable como una bella y profunda sonrisa y cruel como la amargura de la vida”.

Sobre la creatividad y el tesón que debe existir para lograr un perfeccionamiento técnico -Diego Rivera fue seguidor de Pablo Picasso-, así reflexionaba este artista:

“Mi estilo nació como un niño, en un instante, con la diferencia de que a ese nacimiento le precedió un embarazo de 35 años”.

Si pensamos en aspectos como el cambio de paradigmas -una búsqueda recurrente en el mundo de las creatividad, el marketing, la publicidad y sus ideas-, es factible recurrir a la siguiente reflexión:

“Puede que algo sea indeseable porque no llegamos a comprenderlo del todo y, claro, la opción más fácil es odiarlo”.

Y sobre la manera de conducirse en el ejercicio profesional y también en la vida -al menos para los creativos de sectores como la publicidad-, es posible retomar este pensamiento:

“No soy pesimista, soy más bien hedonista y epicúreo”.

Sobre su manera personal conducirse -lo cual también refleljó en su producción artística- Rivera opinaba:

“Yo no tengo fe, la fe es el patrimonio de los idiotas”.

También opinaba de la siguiente manera acerca de la creatividad

“La introspección ha sido en mí un completo fracaso”.

Fuentes: Esquire, Frases.com