Desde antes que iniciaran las campañas electorales, las encuestas perfilaban a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) como el ganador de la contienda electoral, proyección que el pasado 1º de julio se convirtió en una realidad.

Más allá del agrado o descontento que el resultado dejó entre la ciudadanía, lo cierto es que es muchos analistas indicaron que una parte fundamental del triunfo del político tabasqueño tuvo que ver con la construcción de una sólida estrategia de comunicación, misma que lo llevó a ser tema de conversación y ganar cobertura mediática, hechos que impulsaron sus niveles de recordación así como de reconocimiento entre los ciudadanos.

Por ejemplo, previo al último debate presidencial, un reporte de CrowdTangle indicaba que el candidato por la coalición “Juntos haremos historia”, Andrés Manuel López Obrador, es quien ha registrado mayor crecimiento en redes sociales, con un 40 por ciento en Facebook, 60 por ciento en Twitter y 31 por ciento en Instagram.

Por su parte, el candidato independiente, Jaime Rodríguez “El Bronco”, fue el segundo aspirante que registró mayor crecimiento en la red social propiedad de Mark Zuckerberg, con un 27 por ciento, seguido por Ricardo Anaya, candidato de la coalición “Por México al Frente” con un 24 por ciento; mientras que José Antonio Meade, de la coalición “Todos por México” presentó un incrementó de apenas el 10 por ciento.

Las cifras anteriores sólo reflejan una parte de los resultados que trajo la estrategia de López obrador, misma que a decir de su equipo estratégico, luego del proceso electoral consiguió cerca de 98 millones de impactos sólo en Facebook sin inversión.

¿Cuales fueron las claves de éxito? Una entrevista realizada por Forbes al equipo multidiciplinario Abre más los Ojos, plataforma de divulgación de la campaña de AMLO entregaron las claves que mantuvieron a flote y llevaron a buen puerta esta estrategia política:

Muchos talentos un sólo objetivo

El primer acierto fue conformar un equipo con multivisión. Integrado por diseñadores, productores multimedia, estrategas digitales, copy creativos y redactores, entre otros, permitió generar una estrategia para soluciona un mismo problema desde diferentes enfoques, situación que por definición nutre el aspecto creativo e innovador de la misma.

No subestimes a la audiencia

Para nadie es un secreto que las audiencias son cada vez más escépticas a las formas de publicidad tradicionales, más cuando hablamos de un proceso de campaña en el que los spots de los candidatos se repitieron hasta 23 millones de veces en medios de comunicación tradicionales.

Entendiendo esta realidad y el hartazgo del público, los creativos detrás de AMLO optaron por pasar de “mensajes simples, cortos y repetitivos” a la generación de “herramientas” que entregaran al electorado “complejo, ambicioso y con profundidad” para tomar una decisión.

Emoción y participación

De acuerdo con el colectivo, aunque la complejidad fue parte de su estrategia, la interactividad y las emociones fueron parte de fundamental al momento de generar empatía con el electorado. A esto se sumó la elaboración de “mensajes adaptados al electorado”, en donde “hacer algo que la gente quiera compartir” fue el mantra.

Una marca lejos de lo esperado

Luego de la imagen que por años había girado alrededor de López Obrador, el objetivo de la estrategia fue crear un plan para establecer una “nueva marca” mediante la cual se diera a cocer el proyecto de AMLO “sin utilizar el distintivo de Morena” con el objetivo de llegar a nuevos públicos y audiencias cautivas.