Una vez más el empresario Ricardo Salinas Pliego desató la polémica en Twitter luego de publicar una serie de mensajes en los que desafía las recomendaciones de las autoridades de salud y federales relacionadas con el confinamiento obligado a causa de la epidemia.

Desde su cuenta oficial de Twitter, el dueño de marcas como Elektra, Azteca y Totalplay emitió una serie de cuestionamientos en los que pregunta a sus “amigos del Valle” cuál es su plan a futuro considerando que “el virus no se va a extinguir por si solo y que seguirá expandiendo su presencia en tanto haya seres humanos que lo reciban y por lo tanto se multiplique”.

Lo dicho en Twitter

De esta manera, Salinas Pliego emitido una serie de opciones que claramente son una burla a lo que ahora mismo ocurre en el país.

“1.- ¿Quedarse encerrados hasta que haya cura o vacuna? 2.- ¿Quedarse encerrados hasta que el Gobierno les diga que pueden salir? 3.- ¿O quedarse encerrados hasta que un buen día se desapendejen y decidan salir a vivir la vida con todo y sus riesgos?”, se lee en el hilo compartido por el empresario.

La conversación de Salinas Pliego termina con un peculiar mensaje: “¿O hay algo que no veo, algo que se me escapa? ¡Abrazos cariñosos!”.

Esta nueva intervención del presidente de Grupo Salinas ha generado una nueva polémica en redes sociales, misma que ha posicionado las etiquetas “Elektra” y “Salinas Pliego” dentro de las primeras tendencias en redes sociales con 2 mil 546 y 3 mil 174 mensajes, de acuerdo con datos de la propia red social.

La mayoría de los usuarios ha expresado críticas a esta nueva postura, en donde se cuestionan las faltas de Grupo Salinas no sólo en medio de la cuarentena y la emergencia sanitaria, sino también en temas de pago de impuestos y, en lo que los propios usuarios han calificado, acciones fuera de la ley.

No es la primera vez

En días pasados, el mismo Ricardo Salinas Pliego indicó en una charla dirigida a sus trabajadores que afirmaba que las medidas de aislamiento eran exageradas y un peligro importante para la economía del país. 

En aquella ocasión, el líder de Grupo Salinas aseguró que “como van las cosas, parece que no moriremos por coronavirus, pero si vamos a morir de hambre”.

A esto se suman las diversas denuncias que desde redes sociales ha recibido el grupo por presuntas evasiones de las medidas de contingencia solicitadas por sector salud, con lo que la empresa ha sido calificada como una empleadora que poco se preocupa por su capital humano.

De igual manera, Elektra se ha mantenido en el ojo del huracán luego de que la firma se negara a cerrar, a pesar de no ser considerada como una actividad de primera necesidad.

Luego de este revuelo, Grupo Salinas envió una carta dirigida a Ciro Gómez Leyva firmada por Tristán Canales, vicepresidente de información y asuntos públicos de la empresa, en donde se indica que “Grupo Elektra mantiene sus puertas abiertas debido a que la situación y las autoridades nos obligan a seguir brindando a los mexicanos los productos y servicios esenciales que están a su alcance en Tienda Elektra y Banco Azteca para afrontar estos momentos”.

Al mismo tiempo detalló que “Banco Azteca brinda acceso a créditos para adquirir bienes que son esenciales en momentos como este tanto para las familias como para quienes buscan opciones autoempleo, así como otros servicios financieros que son igual de indispensables como los seguros, el crédito prendario, el ahorro y la disposición de medios de pago; más aún permite a millones de mexicanos acceder a los apoyos provenientes de los programas sociales”.

La reputación del CEO

Las declaraciones de Salinas Pliego impactan de manera directa no sólo a su reputación como empresario. La imagen de las marcas de su grupo está en tela de juicio.

En este punto es importante mencionar que, de acuerdo con datos de Weber Shandwick México, los ejecutivos globales atribuyen más de la mitad del valor de mercado de su compañía a la reputación del CEO, con lo que la reputación positiva del CEO aumenta la atracción de los inversores (88 por ciento), la protección contra crisis (91 por ciento) y la atracción y retención de talento (81por ciento y 79 por ciento respectivamente).

Esta tendencia juega de la misma manera en el sentido opuesto, por lo que la mala imagen que puede tener un CEO se traducirá en mermas en el negocio de sus marcas.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299