El negocio del streaming y el modelo que impuso Netflix para la distribución de contenidos a través de cualquier tipo de smartphone, obligó a compañías como Disney a crear su propia plataforma donde tendrá en exclusiva todos sus contenidos de Marvel, Star Wars entre otros títulos sumamente populares con los que cuenta la compañía.

Como parte de su nueva plataforma, Disney ha anunciado que Antmant y la Avispa será el último título que comparta con Netflix, antes de llevarse todas sus cintas a su nueva plataforma.

Los plazos finales que tendrán los títulos de Marvel dentro de Netflix son reflejo del éxito que los contenidos basados en superhéroes han tenido en el consumidor.

Estas historias se han convertido en exitosas estrategias gracias a la empatía que han generado entre millones de audiencias, quienes se han fidelizado a las constantes entregas que ha hecho el estudio, con franquicias cada vez más determinantes en generar experiencias, tal como ocurrió con Avengers, Iron Man o Spider-Man.

En cada uno de estos ejemplos, las historias son potentes recursos comerciales con los que la industria de medios se ha obligado a convertir los contenidos en pautas desde las que hemos podido enfrentarnos a nuevos tipos de audiencias.

Cifras de la encuestadora Morning Consult nos ayudan a tener una mejor imagen de este fenómeno, al proyectar quiénes preferían contenidos en streaming que la televisión tradicional en Estados Unidos. La mayoría de la audiencia que dijo preferir lo anterior tuvo entre 18 y 29 años; siguiéndole quienes tenían entre 30 y 44 años.