Esta es la nueva estrategia de Google para que las marcas no se anuncien junto a videos extremistas

KIEV UKRAINE - MAY 21 2014: Woman holding a brand new Apple iPad Air with YouTube logo on a screen. YouTube is the world's most popular online video-sharing website that founded in February 14 2005

En semanas recientes, Jaguar, Mercedes Benz, Land Rover, Sandals, entre otros, fueron acusados de financiar al terrorismo por no cuidar su publicidad corporativa, ya que ésta salía en las barras publicitarias junto a videos extremistas, reveló una investigación de The Times.

Pese a que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos suelen envíar a Bagdag informes de inteligencia sobre transacciones de recursos sospechosas, ligadas al terrorismo, no se pudo frenar la publicidad involuntaria de grandes marcas junto a videos terroristas en Youtube.

Después de semanas, Google se comprometió a mejorar el control de anuncios publicitarios junto a contenidos extremistas en Youtube, centrándose en mejorar sus políticas, simplificar los controles para los anunciantes y reforzar su aplicación.

De acuerdo con el director de Google EMEA, algunos anunciantes tenían el control para vigilar mejor en qué video publicaban su publicidad, pero no lo utilizaban completamente, ya que éstos son demasiado complejos, por lo que la compañía los está simplificando.

La compañía invierte millones de dólares en capital humano, quienes vigilaban que la publicidad se deslizara por los videos adecuados, sin embargo, videos extremistas con publicidad de marcas se filtraron.

Con sus últimas políticas, Youtube clasificó mejor sus videos, ya que solo bastaban 24 horas para que los nuevos videos fueran revisados, marcados, lo que les llevó a eliminar 300 millones de videos, porque “no eran apropiados” para la publicidad de los anunciantes.

Asimismo, el escándalo de marcas anunciadas en videos extremistas ocasionó que compañías icónicas salieran huyendo hasta que Google presentara nuevas soluciones. Marcas como Vodafone, HSBC, Lloyds, Royal Bank, McDonald’s, L’Oreal, Audi, BBC, Sainsbury, entre otros.

Sin embargo, una de las compañías que no sacó su publicidad de Google fue Unilever, pero que monitorean cada video donde su anuncio aparece, y sugirió a las grandes marcas reconocer que no son parte de la solución, ya que no utilizan las herramientas que les daba Google, correctamente.