¿Está el futbol mexicano finalmente copiando el marketing de la MLS?

Por Alan Campos
Twitter: @giallor84
Correo: [email protected]

El futbol, más allá de ser un espectáculo deportivo, es un negocio y como cualquier otro negocio  éste necesita de buenas estrategias de marketing para alcanzar el éxito. Claro ejemplo de lo anterior es la MLS, liga deportiva que en poco tiempo ha logrado incrementar considerablemente la popularidad de un deporte que hasta antes del Mundial de 1994 parecía condenado a muerte dentro de los Estados Unidos, y cuyo triunfo parece haber tenido un impacto dentro del balompié nacional.

Notas relacionadas:
Avísenle a Corona que Tecate le está comiendo el mandado
Javier Hernández, una gran mercancía para el Real Madrid
Una vez más fuimos víctimas del marketing

En las últimas dos décadas la MLS ha dejado de ser el hazmerreír de la Concacaf para convertirse en una liga verdaderamente competitiva, logro en el cual ha tenido una gran influencia la gran cantidad de figuras del futbol mundial como Thierry Henry, David Beckham, Frank Lampard o Kaká, entre otros, quienes han escogido esta liga como el lugar idóneo para terminar sus carreras.

Y si bien el aporte futbolístico que estas grandes estrellas han realizado para el desarrollo del balompié de los Estados Unidos es innegable, sería bastante ingenuo creer que esta es la razón principal de la contratación de “cartuchos quemados”, cuando la verdad es que el verdadero aporte de estos jugadores para la MLS es en términos de marketing.

Es decir, los cambios dentro del nivel futbolístico de la MLS con la llegada de estas grandes estrellas no han sido espectaculares (siendo más importante para ello la exportación de sus figuras a las grandes ligas europeas), no así la atención mediática que dicha liga ha recibido desde entonces.

De lo anterior parece finalmente haberse dado cuenta la Liga Bancomer MX, al menos así parecen demostrarlo los recientes fichajes de grandes jugadores de primera línea como Ronaldinho, Roque Santa Cruz o André-Pierre Gignac, así como las posibles llegadas de los africanos Samuel Eto’o y Didier Drogba, fichajes que lejos de mejorar la calidad del futbol mexicano, mejoran su marketing.

Y es que la llegada de jugadores como Ronaldinho, Drogba o Eto’o no cambian significativamente el nivel futbolístico de la liga (el cual sigue siendo uno de los mejores de América, quizás únicamente por debajo del balompié argentino y el brasileño), sino únicamente el interés de los aficionados en la misma. Tan sólo hace falta ver los resultados que el fichaje de Ronaldinho tuvo para el Querétaro.

Puede ser que los grandes jugadores en vías de retiro no sean la solución para ningún equipo (a menos que dicho nombre sea Lionel Messi) de la Liga Bancomer MX, y si de todas maneras hemos comprobado a lo largo del tiempo que lo más importante para los dueños del futbol mexicano es el dinero, porque no ofrecer algo más a los fanáticos a cambio de su dinero, por ejemplo un jugador como Ronaldinho o Samuel Eto’o, después de todo la MLS lo ha hecho así y con resultados bastante positivos.