España, un laboratorio electoral innovador

Es claro que para gobernar en nuestros tiempos se requiere de sumar a otras fuerzas para poder cumplir con las promesas de campaña y gobernar en armonía.

política
Federico Torres

La tarde del 21 de febrero en conocido hotel de la ciudad de Madrid, la clase política, medios de comunicación y los dirigentes del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se apresuraban para llegar al lugar. Pedro Sánchez presentaba su libro Manual de Resistencia, una oda a sí mismo en donde se bosquejaba tal cual es, un político audaz, de grata presencia y que había regresado como el Ave Fénix (fue expulsado de su propio partido en 2016) al puesto más alto de la política española: presidente del Gobierno Español, cargo al que llegó tras operar una moción de censura en contra de Mariano Rajoy.

Sesenta y seis días después de la presentación de su manual que de suyo marcaba como línea imaginaria el inicio del calendario electoral, Pedro Sánchez Pérez-Castejón de 47 años, se convertía luego de una campaña política-electoral muy competida, en presidente del Gobierno Español tras haber ganado con 123 escaños el poder y dejando al Partido Popular, líder de la coalición de derecha con 66 y a Ciudadanos con 57.

El Palacio de la Moncloa lo espera tal vez para gobernar con minoría bajo un clima de recomposición de la Unión Europea y con temas domésticos que le roban su atención como la generación de empleos, Cataluña, los inmigrantes mismos que habrá que resolver sin el apoyo de un partido de derecha, lo cual le empuja a ver a los independentistas para tratar de hacer gobierno.

¿Cuáles fueron las claves de la victoria del PSOE en el llamado proceso comicial 28-A?

El primer factor de análisis es que nunca un presidente en funciones había presentado un libro sobre su vida y nunca en España, había prosperado con éxito una moción de censura (propuesta que el conjunto de los representantes de la oposición presenta contra el equipo de gobierno) que se hizo contra el expresidente Rajoy. Ambos aspectos tuvieron su peso específico para la victoria final. ¿Podría verse esta operación como una innovación?

El segundo argumento se basa en que en casi todas las democracias avanzadas se observa una fragmentación política y el declive de los partidos tradicionales, que en el caso español fue manifiesto al construirse un par de bloques muy claros: Los de Izquierda: PSOE y Podemos vs. los de la derecha: Partido Popular, VOX y Ciudadanos. Ningún partido se presentó en solitario ante el electorado de la Península Ibérica, son estos tiempos de sumas y no de restas.

El ganador, PSOE, fue quien se apoderó del centro con un mensaje de esperanza y de unidad.

Otra lección importante, sería la tercera, que nos deja el reciente proceso, es que la derecha descuidó el modus operandi de la moderación y sensatez que caracteriza a una gran mayoría del electorado español siendo este un tremendo error de cálculo que sus asesores soslayaron.

Un cuarto factor más que afectó la salida de los pits del bloque de la derecha es que la irrupción del partido de la ultraderecha VOX pulverizó los votos del mismo dado que sumó 24 escaños que bien pudieran haberse integrado al Partido Popular.

¿Qué tenemos ahora?

El Partido Socialista Obrero Español suma una victoria más para la izquierda en el mundo. Sí bien es una izquierda más responsable, sus políticas públicas deberán caminar en ese sentido so pena de confundir a su electorado. A Pedro Sánchez y a su coalición con Podemos les faltan 11 escaños para llegar a los 176 que marca la ley para gobernar con mayoría absoluta y esto le obliga a cabildear con las otras fuerzas políticas para lograrlo. El lobbying se intensificará notablemente esta semana.

Es claro que para gobernar en nuestros tiempos se requiere de sumar a otras fuerzas para poder cumplir con las promesas de campaña y gobernar en armonía, aspectos que a muchos líderes se les olvida por estar ensimismados con sus ideas y melatismos.

España es un país muy querido por los mexicanos y merece mucho la pena que le vaya bien.

Nos encontraremos más adelante.