Entre mirreyes y millennials nos veremos: Los liderazgos de las nuevas generaciones

Generalizar es malo y bueno al mismo tiempo. Por un lado permite segmentar y ‘Clusterizar’ y en otra perspectiva, se queda laxo y a corta distancia de la sensibilidad del mercado real y auténtica. Los arquetipos funcionan para etiquetar los comportamientos, usos, desusos y estilos de vida de los clientes.

Estos arquetipos sustituyen la baja autoestima de los deseos aspiraciones de las personas. Triste o no, entre más entreguemos y sacrifiquemos nuestra identidad para pertenecer a un arquetipo o subcultura, más perderemos de nosotros mismos. De nuestra esencia individual.

No me interesa alarmar ni seguir construyendo estereotipos pero para mi es clave informar que las nuevas generaciones están generando muchos cambios clave y no necesariamente estos cambios son todos positivos. No estoy preocupado por las nuevas tribus ni las nuevas generaciones pero puede comenzar a ser preocupante.

Observo en lo nacional a un flamante millennial que es alcalde de Benito Juarez, Cancún  Quintana Roo. Un municipio con un impresionante flujo económico, comercial y turístico. Remberto Estrada Barba tiene apenas 29 años cumplidos y es responsable, entre otras cosas, de la seguridad de mas de 600 mil personas que viven y trabajan en uno de los municipios con mayor crecimiento demográfico de Latinoamérica y con muchos problemas políticos y de narcotráfico. Lo que me preocupa no es tanto su juventud e inexperiencia de vida. Quizá lo que noto es su distancia al gobernar. Sus votantes y gobernados lo perciben ausente y distante. Jamás asiste a eventos offline con la gente, siempre decide enviar a sus representantes para los contactos directos y en persona. Mientras tanto leo en su cuenta de Twitter una impecable comunicación digital de todo lo que hace y logra.

Los arquetipos son implacables y imparables. Y si las nuevas generaciones no los saben administrar y reciclar de forma correcta, terminarán por administrar sus vidas y sus mente para vivir experiencias tele dirigidas.

¿Es bueno o malo ser un orgulloso mirrey prepotente y misógino? No sé si es bueno o malo estar orgulloso de pertenecer a una tribu urbana que es catalogada por su prepotencia y misoginia. Todos cometemos errores en la vida. Lo que me parece destacable es que las nuevas generaciones están sacudiendo una peligrosa arma de dos filos. Deambular entre la identidad digital, los falsos estereotipos y el mantener el contenido de cada vida más afuera que por dentro. Esto sin duda es alienación y no quiero parecer un romántico conservador de la vieja guardia, tan sólo insisto que estamos muy en tiempo de cambiar nuestra vidas para ser mejores y convivir mejor entre tribus y generaciones. Es más fácil de lo que parece. No seamos borregos.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299

Compartir
Artículo anteriorComunicación 360, la práctica que toda marca debe realizar
Artículo siguiente¿Cuál es la situación del sector supermercados en España?
Comunicador de la Universidad Iberoamericana y maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Académico con más de 6 años de experiencia en diferentes universidades. Fundó su agencia hace más de 10 años de la nada -InTrend, the Next Marketing-. Ha asesorado a marcas como adidas, El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, (Bodegas La Negrita) BLN, Royal DSM (Ciencia y nutrición) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. Ha sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar. Twitter @pacosantamaria Instagram @pacosantam