¿Cómo entender a los clientes sin hacer una sola pregunta?

Las empresas ya están conscientes de que mejorar la interacción con los clientes debe ser una pauta puntual que se tiene que seguir. Para tener una audiencia más involucrada con tus propuestas, existe una estrategia que puede ser utilizada para alcanzar el mayor impacto, además del deseado: el crowdsourcing.

Gracias a la tendencia que se ha ido desarrollando con la evolución y el uso de Internet por parte de las empresas, este término que, básicamente se refiere a una gran cantidad de personas como fuente primordial de acción, destaca al ser práctico si se llega a utilizar para exteriorizar un problema e involucrar a la audiencia de manera general.

Aunque apostar por la personalización es una de las actividades y estrategias que han cobrado mayor relevancia, esta nueva práctica no se olvida de los beneficios que tiene el involucrarse de forma más íntima y directa con los usuarios. Consiste en difundir un dilema a un grupo de personas para encontrar una solución, de modo que la audiencia se vuelve parte del proceso.

Según una encuesta realizada por HubSpot, 86 por ciento de profesionales prefiere implementar una estrategia de comunicación directa con los clientes. En lo digital, se mantiene la misma línea, pues Mailigen revela que 89 por ciento de estrategas de la industria de mercadotecnia busca utilizar canales digitales que ofrezcan una respuesta más pronta y directa, como las redes sociales o un corre electrónico.

La diferencia con el Focus Group, la técnica de estudio que busca conocer las opiniones o actitudes de un público, es que esta estrategia no pregunta sobre las situaciones que molestan al usuario. Con un caso concreto, tratar de analizar las reacciones sobre los problemas que tienen.

¿Por qué utilizar este modelo como parte de la estrategia de marketing?

  • Es una forma de pedirle al público que contribuya con sus ideas para resolver problemas o para influir en las decisiones
  • Facilita la interacción entre empresa y consumidor, además de que ayuda a resolver las problemáticas con mayor rapidez.
  • Los costos se reducen, pues por medio del aprendizaje se puede predecir qué productos nuevos se necesitarán en el mercado y qué servicios querrán los clientes.
  • Se puede utilizar para anticipar nuevas formas y estilos de uso de tecnología de consumo.