Ricardo Anaya y diversos candidatos presidenciales se han aprovechado de cualquier recurso creativo para lograr remontar en sus campañas.

Prueba de esto último es la comparación que en redes sociales han hecho entre Anaya y “Chicken Little”, personaje de la película del mismo nombre, aludiendo el supuesto parecido entre ambos.

La ocurrencia que se burlaba del candidato en redes, fue aprovechada por Anaya en Aguascalientes, en un evento en el que se presentó en medio de un espectáculo de luchas, con una botarga del ave animada.

“Los panistas finalmente asimilaron el ‘trolleo’ y reconocieron las similitudes entre ‘Chicken Little’ y su candidato presidencial”, cita el mensaje publicado por Ángel Gallegos en Twitter, en el que muestra el uso del popular personaje por parte del candidato.

Hoy en día muchos mercadólogos juegan el papel de alquimistas, pues buscan convertir los errores y críticas en redes, en acciones positivas para las marcas en las que trabajan o los candidatos con quienes colaboran como José Antonio Meade, quien popularizó el uso del hashtag #YoMero, luego de que tuvo la ocurrencia de responder de esta forma a la coordinadora de campaña de Andrés Manuel López Obrador.

Ahora el candidato ha hecho del “Yo Mero” en una interesante estrategia de contenido con la que se ha desempeñado en redes.

La comunicación política a través de estos canales tiene el objetivo claro, de influir en el proceso electoral o en la actividad diaria de los partidos o entidades de gobiernos ante ciudadanos.

Como parte de este objetivo, las redes sociales son una interesante estructura que ha servido para entender este fenómeno donde la interacción entre instituciones y ciudadanos es cada vez más activa y retoma los recursos del marketing digital, en acciones cada vez más innovadoras.

Todo comenzó con comparativos en redes…

… y terminó con el candidato aprovechando el “momento”:

#YoMero es otro de los ejemplos: