Lo que comenzó como un meme hoy es un producto que se vende en Mercado Libre. En el sitio de ventas por internet ahora se vende el “escudo protector” ante el coronavirus que Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, presentó en una de sus conferencias mañaneras.

Durante esta semana, el mandatario mexicano, afirmó que ante la pandemia del COVID-19 “debemos estar más tranquilos porque vamos a tener hecho todo lo que se va a aplicar en el caso del agravamiento de la crisis, por coronavirus. El escudo protector es como el detente, saben lo que es el detente, ¿verdad? El escudo protector es la honestidad, eso es lo que protege, el no permitir la corrupción. Miren, este es el detente. Esto me lo da la gente”.

Luego de emitir esta declaración exhibió como “escudo protector”, un escapulario con las imágenes del Sagrado Corazón de Jesús y un dólar que porta en su billetera.

Un hecho que se convierte en meme

El inesperado hecho desató todo tipo de reacciones en redes sociales, en donde los usuarios no escatimaron en generar todo tipo de memes al respecto criticando la posición del presidente de la República Mexicana ante un hecho que ha prendido las alertas a lo largo y ancho del plantea.

La situación generó en Twitter un impacto un importante. De acuerdo con estimaciones de Tweetreach, en tan sólo 100n tweets el término “escudo protector” generó 134.5 mil impresiones con un alcance potencial de 117 mil 015 cuentas.

A la venta en Mercado Libre

Lo cierto es que una parte de los consumidores no dejó que este hecho sólo se quedara en una expresión de sátira y encontraron una forma de intentar capitalizar la desafortunada postura del líder político.

Luego de lo sucedido, en Mercado Libre aparecieron algunas ofertas en las que se comercializaba el polémico “escudo protector” por cientos.

La oferta ponía a la venta cientos o decenas de escapularios con la imagen del Sagrado Corazón de Jesús acompañadas con la imagen de AMLO.

Este producto, en la mayoría de los casos fue promocionado como “Amuleto N95 Amlo Escudo Protector Anti Coronavirus Covid19”, el cual se vendía por docenas a un precio que irían de 350 pesos hasta 7 mil 500 pesos.

La situación fue leída como una clara respuesta sátira sobre lo ocurrido en la conferencia mañanera, hubo quienes se mostraron interesados en adquirir un paquete.

La irracionalidad del consumidor

Aunque no existen evidencias de ventas reales, el hecho de hacer eco con el tema con una oferta en un sitio de ventas online reconocido pone sobre lo mesa lo irracional que puede ser el consumidor.

Para nadie es un secreto que el COVID-19 ha marcado un momento de emergencia en gran parte del mundo.

Basta con ver algunos números. De acuerdo con el conteo de la Universidad Johnson Hopkins, la cifra de muertos por el nuevo coronavirus alcanzó este viernes un total de 10 mil 38, mientras los casos confirmados de contagio ascendieron a 246 mil 275 en todo el mundo.

El avance pone en jaque a la economía global, las garantías de seguridad social y la estabilidad de miles de personas alrededor del mundo.

No obstante, la oferta que apareció en Mercado Libre podría indicar que cuando menos una parte de los consumidores no es consciente de esta realidad.

Hablamos de una muestra de irracionalidad. Si bien muchos estudios hablan de lo racional que pueden las decisiones del consumidor, lo cierto es que este no es un proceso lineal. El camino es más complejo e intervienen múltiples factores que pueden no tener una relación evidente con la elección, pero que ejercen una gran influencia. Así lo refiere un análisis elaborado por Neuromarketing.la, fuente que aclara que cuando se habla de irracionalidad no se debe de asociar con comportamientos aleatorios; de hecho, se trata de decisiones que pasan por un proceso lógico que las hace predecibles.

En una situación de peligro, por ejemplo, la primera reacción será escapar del problema. La decisión de huir no se toma desde un campo racional; se trata de una respuesta al instinto que es irracional. Sin embargo, es una decisión correcta, predecible y lógica.

Con esto en mente, las decisiones irracionales del consumidor no son absolutas, se construyen en función de las características del entorno en donde un detalle puede detonar una reacción distinta a la que se espera.