• En cifras de Statista, P&G consiguió ventas globales por 66 mil 800 millones de dólares para finales de 2018

  • Reportes indican que 30 por ciento de las familias en Reino Unido creen que las minorías LGBT+ son tratadas injustamente

  • Según Gallup, solo en Estados Unidos los miembros de esta comunidad eran menos del cinco por ciento de la población

Continúan las celebraciones por el Pride Month. De acuerdo con The Drum, P&G cambiará el nombre de su líquido lavatrastes Fairy a Fair. Esto, con el objetivo de mostrar su renovado compromiso por la comunidad y los temas LGBT+. La iniciativa de rebranding temporal es realizada en conjunto con el Albert Kennedy Trust. Dicha organización británica se dedica a prestar apoyo a jóvenes gays, lesbianas, bisexuales o transgénero sin hogar.

Se espera que la estrategia fomente un diálogo “cordial y positivo” entre las familias sobre temáticas LGBT+. Asimismo, P&G quiere ayudar al problema de la desigualdad que existe en Reino Unido entre esta comunidad. La estrategia es una continuación de una campaña de la compañía para mostrar su apoyo a las personas de esta población. Ya a mediados de junio, la empresa lanzó un documental sobre la evolución interna que vivió en la década de los 90.

¿Más iniciativas LGBT+ para rato?

Durante el pasado Mes del Orgullo LGBT+, las marcas no perdieron oportunidad para sumarse a la tendencia. Algunas, poco sensibles a los temas que pretendían abordar, fueron negativas para sus compañías. Otras campañas fueron mucho mejor recibidas, ya sea por su ingenio o su tradición. Unos pocos proyectos no solo se limitaron a simples estrategias comerciales. Al contrario, buscaron activamente un cambio real en la política o la sociedad a su alrededor.

Es cierto que la defensa de la comunidad LGBT+ no es cuestión de un único mes o un evento una vez al año. Buscar la igualdad, sin importar la orientación sexual o identidad de género de los individuos debería ser un ideal para todas las personas y organizaciones. Al mismo tiempo, la referencia constante a estos temas podrían generar un rechazo de parte del público.

Lo anterior es todavía más probable si el público percibe que la intención de la marca al tocar los temas LGBT+ es puramente comercial. En este sentido, es crucial que las marcas piensen bien qué tipo de iniciativas presentan a favor de esta comunidad. Si sus esfuerzos no son percibidos como legítimos, no solamente afectan la reputación de su propia compañía. También estarían desgastando la aceptación a una lucha que todavía no termina.

loading...