CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Emprenden EU y México lucha por derechos laborales para apps de comida

El mundo continúa en la lucha que busca reconocimiento del trabajo en las apps y México no es la excepción, hasta ahora no hay legislación, en el vacío e irresponsabilidad de las empresas, el IMSS ha llegado al rescate de los trabajadores. 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
entregas
  • El gobernador de California, Gavin Newson promulgó una Ley que pareciera ser uno de sus últimos esfuerzos para regular la industria de las apps de comida en Estados Unidos.

  • Dichas apps han entrado de forma agresiva en el sector del servicio de comida, impactándolo con sus prácticas poco reguladas.

  • El mundo continúa en la lucha que busca reconocimiento del trabajo en las apps y México no es la excepción, hasta ahora no hay legislación, en el vacío e irresponsabilidad de las empresas, el IMSS ha llegado al rescate de los trabajadores. 

Mientras que los políticos de California, Estados Unidos, realizan los últimos esfuerzos para regular la industria de apps de comida como DoorDash (DASH), Uber Eats (UBER) y Grubhub. México lucha por los derechos laborales y el IMSS da los primeros pasos para que los trabajadores de las plataformas, quienes se encuentran en la informalidad laboral, tengan derechos y seguridad social.

A partir del 1 de enero de 2022, el estado de California brindará protección a las propinas de los trabajadores de entrega y exigirá más transparencia de entrega de alimentos, en virtud de un proyecto de Ley promulgado por el gobernador Gavin Newson, el pasado 5 de octubre.

Esto es resultado de múltiples legislaciones para la industria de las apps de comida. Al inicio de la pandemia por Covid-19, los municipios de Estados Unidos adoptaron límites de tarifas de entrega de emergencia. Y este año, San Francisco y Nueva York promulgaron límites de tarifas permanentes, lo que provocó demandas de DoorDash, Uber Eats y Grubhub.

También, el pasado septiembre, Nueva York aprobó la primera legislación del país que establece un salario mínimo para los trabajadores de las apps y les daría acceso a los baños de los restaurantes y más beneficios. Uno de los motivantes fue la demanda resuelta en Washington, D.C., donde se acusaba a DoorDash de aplicar propinas al salario base de los trabajadores, cuando dice en su sitio web que sus trabajadores de reparto guardan todas sus propinas. Por su parte, Uber Eats y Grubhub dicen que las propinas van directamente a los conductores.

 

Derechos laborales y respeto a la industria restaurantera: la Ley promulgada en EU

En resumidas palabras, el proyecto promulgado por el gobernador Gavin Newson brindará protección a las propinas de los trabajadores de entrega, exigirá más transparencia de las principales apps de comida en el estado y prohibirá que las aplicaciones de entrega de alimentos cobren a los clientes más que los restaurantes, por medio de un desglose detallado de los costos de cada transacción.

El origen y contexto de esta Ley es que la industria de los restaurantes ha sufrido las ventas y la perdida de empleos más importantes de la industria desde que empezó el brote de Covid-19, según la Asociación de Restaurantes de California. En el periodo de la pandemia, más de 8 millones de empleados de restaurantes habían sido despedidos o suspendidos, y la industria perdió aproximadamente 80 millones de dólares en ventas, a fines de abril de 2020 y mientras la industria de los restaurantes se encontraba en crisis, los pedidos digitales comenzaron a ir en aumento.

Según el informe de NPD Group –citado en el análisis de piso redactado por Lorena González–de 2013 a 2019, los pedidos digitales de restaurantes crecieron a una tasa anual del 23 por ciento y se esperaba que triplicarán su volumen para fines de 2020 en el mismo estado norteamericano. 

Los pedidos digitales favorecieron a la industria restaurantera, quien no tenía la infraestructura, ni la logística para entregar al ritmo de las peticiones de los consumidores y, como solución celebran contratos con plataformas de entrega de alimentos; pero, desafortunadamente los contratos suelen perjudicar a los restaurantes por cobrarles altas comisiones por entregas.

En el caso estadounidense, las plataformas carecen de transparencia con respecto a los precios que se cobran a los consumidores, pues a menudo cobran exorbitantes tarifas de servicio y entrega a los clientes. En las cinco principales plataformas en el país del norte, se aumenta entre el 17 por ciento y el 40.5 por ciento de los artículos del restaurante y se sesga el valor percibido del producto de los establecimientos y  los consumidores asumen que son los costos reales. Esto se resume a que no ven las relaciones entre las apps y los restaurantes.

La primera Ley de California, aprobada en 2020, buscó regular la industria de las plataformas de alimentos, a través de la relación entre las apps, las instalaciones de alimentos, y cómo esta relación afecta a los consumidores. Suscribe que es ilegal precios más altos de los que se establecen en el app y prohibe que una plataforma retenga cantidades designadas como propina o gratificación a las personas que entregan el pedido, asimismo, como requerimiento solicita que las plataformas divulguen a los clientes y a restaurantes un desglose de costos.

En resumen, la Ley AB 286 promulgada a inicios de este mes, protegerá a los pequeños restaurantes de las altas tarifas que cobran las empresas de reparto de alimentos de terceros, por medio de la transparencia a sus clientes.

 

¿Qué esta pasando en México con los derechos laborales?

El 6 de abril de este año, la primera Sesión Ordinaria 2021 de la Asamblea del Consejo Económico y Social de la Ciudad de México, presentó la situación laboral de los repartidores que trabajan en plataformas digitales como Uber Eats, Rappi, Didi e iVoy.

Hasta esos momentos, el gobierno de la Ciudad de México desarrollaba una estrategia legislativa para el reconocimiento de los derechos laborales, pues en el país no se trata de un trabajo secundario, ya que para ocho de cada diez es su único medio de subsistencia, porque no ven oportunidades en el mercado laboral formal.

El objetivo de la estrategia era crear una figura jurídica que regulara y protegiera el trabajo en las plataformas digitales por medio de un salario mínimo –como se estableció en Nueva York–, seguridad social, seguridad en el trabajo, vacaciones y reconocimiento al derecho a la sindicalización, es decir, sacar a los empleados de la informalidad.

Los últimos “avances” en cuanto a derechos laborales se dieron a finales de septiembre, cuando plataformas digitales de transporte y entrega de comida, como Beat, DiDi, Rappi y Uber, firmaron con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) un programa piloto para que al menos 500 mil conductores y repartidores tuvieran seguro. Aunque es un gran paso para los trabajadores, las plataformas aún no reconocen su responsabilidad y dejan que los colaboradores asuman su seguridad social.

Con el acuerdo, los trabajadores de las apps tendrán acceso a régimen obligatorio IMSS por un pago de 1, 510 pesos al mes que incluirá protección por enfermedades, maternidad, riesgos de trabajo, invalidez, retiro, edad avanzada y vejez y, guarderías y prestaciones sociales. Por otro lado, el IMSS anunció que la incorporación de los trabajadores independientes –porque aun no son reconocidos por las plataformas–, será voluntaria. En mi opinión, el IMSS se adelantó a las legislaciones en materia laboral y esta permeando que el país no se quede atrás con respecto al país vecino del norte.

A forma de conclusión, en los últimos años, las apps de comida han entrado de forma agresiva en el sector del servicio de comida, la situación no es exclusiva de América del Norte, incluyendo a México, es un panorama que se ve a nivel global.

En Estados Unidos algunos restauranteros aceptan la idea de afiliación con las empresas con la esperanza de que aumente su base de clientes y  sus ingresos totales. Sin embargo, hay falta de transparencia en el desglose de costos, incluidas las tarifas, comisiones y costos cobrados al cliente y a los establecimientos, por lo que los valores son relativos y no se sabía si las plataformas con las que colaboran cumplen con la Ley. Con la promulgación que entrará en vigor el próximo año se cumplirá con un proceso de transparencia.

En Europa, en marzo pasado, tras una demanda laboral, Uber en Reino Unido garantizó el pago del salario mínimo, vacaciones con goce de sueldo, inscripción a un plan de pensiones y seguro de accidentes a sus conductores y repartidores. Asimismo, España reformó su código laboral para reconocer como asalariadas a los trabajadores de las apps.

En México, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se ha adelantado a ponerse en línea con el contexto internacional. No obstante, la Secretaria de Trabajo y Previsión Social (STPS) y el Congreso de la Unión son quienes tendrían que comenzar a ver los cambios legislativos, pues desde abril, la Asamblea del Consejo Económico y Social de la Ciudad de México, presentó la situación laboral de los repartidores, la cual es delicada, pues aproximadamente el 23 por ciento de la población en México se ocupa dentro de las apps. Hasta no estar presente la legislación, seguiremos viendo como las apps de comida en México se siguen lavando las manos y evaden su responsabilidad con quienes los hacen crecer y hacen que el negocio de la entrega de comida funcione.

 

Ver más:

Otros artículos exclusivos para suscriptores