Mientras algunas empresas como Facebook o Google han dicho que sus empleados mantendrán sus labores a distancia lo que resta del año, Mastercard parece haber tomado una decisión aún más drástica.

Tal y como lo reportan desde Reuters, la empresa procesadora de pagos, indicó que no pedirá a su personal que regresen a sus estaciones de trabajo hasta que no esté disponible una vacuna en contra del nuevo coronavirus.

A detalle

El presidente de Mastercard, Michael Fraccaro, indicó “esperamos en las próximas semanas y meses que más empleados continúen trabajando desde sus casas que en la oficina“, al tiempo que puntualizó que “una vez que haya pruebas adecuadas y haya una vacuna y las personas se sientan cómodas para regresar, entonces podremos ver más (gente en las oficinas). (…) Pero en las primeras fases será mucho menos de lo que teníamos”.

A nivel mundial, la compañía emplea a más de 20 mil personas, mismas que ahora podrían verse beneficiadas con esta iniciativa que es parte de un programa de reincorporación escalonado que promueve la firma.

Con esta medida, Mastercard se suma a sus principales rivales American Express Co y Visa Inc. así como a otras empresas tecnológicas y financieras quienes han dicho que no planean regresar a sus oficinas en el corto plazo; la mayoría mantendrán modelos como home office en lo que resta del año.

Lo cierto es que Mastercard ha ido un paso más lejos al mencionar que no iniciarán este proceso hasta que no exista una vacuna, en un escenario en el que el 90 por ciento de su fuerza laboral opera de manera remota.

La seguridad es lo primero

El movimiento de la firma puede responder a dos situaciones puntuales y lógicas. Por un lado, y en primera instancia se trata de una medida que busca garantizar la seguridad de los empleados, ante un momento en el que, aunque la cantidad de contagios y muertes se ha frenado en los primeros países infectados, en otros tantos se mantiene a la alzan e incluso, a espera de un rebrote.

Diversos especialistas han puntualizado que, la actual podría ser apenas la primera ola de contagio del virus, que ha dejado, al momento, 5.01 millones de infectados y más de 328 mil fallecidos alrededor del mundo, de acuerdo con los datos manejados por Google.

Por tanto, México y el resto de los países que ahora están en proceso de salir de la epidemia podrían presentar un segundo brote, mismo que en tierras aztecas parece tener fecha de llegada.

Según el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, “no es lógico pensar que mientras haya una epidemia de enfermedad infecciosa en el resto del mundo, cada país va a estar a salvo de reinfectarse”, con lo que aseguró que “la influenza (estacional) va a regresar en octubre y se va a ir en marzo. Definitivamente esto va a pasar. Lo que no sabemos −y es probable− es que, junto con la influenza, pudiera venir la segunda gran oleada de Covid-19”, anticipó.

Proteger al negocio

México no es el único país que anticipa este brote. A principios de abril, el jefe del comité de expertos de Covid-19 en Shanghái, Zhang Wenhong, advirtió de la “alta probabilidad” de que se produzca una segunda oleada de contagios a nivel internacional durante el próximo otoño, al tiempo que pronósticos que la epidemia durará “hasta el año que viene”.

En este sentido, y considerando estas proyecciones, la firma también busca proteger su negocio, operación y rentabilidad.

Ante un posible nuevo brote, la marca estaría reduciendo costos sobre lo que supondría activar ahora sus oficinas bajo todas las medidas de salud y adoptar nuevamente un escenario de trabajo remoto, elemento que muchas empresas costó grandes cantidades en esta llamada primera ola del nuevo virus.

Lo cierto es que sólo el tiempo dirá que tan rentable resulta esta estrategia para la firma que es una de las más solidas a nivel mundial.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299