¿Qué es un embudo de video y qué elementos lo conforman?

¿Qué es un embudo de video y qué elementos lo conforman?

Entre los múltiples beneficios que pueden aportar los videos para la empresas o marcas está el de impulsar la obtención de ingresos, según lo destaca información referida por Renderforest, los profesionales del marketing que emplean los videos logran hacer crecer los ingresos de la empresa un 49 por ciento más rápido que quienes no los usan. Sin embargo, para que esto sea una realidad se debe conocer el proceso correcto para trabajar con videos, por ello, en esta entrada te compartimos un proceso que puedes seguir, el embudo de video.

¿Qué es un embudo de video?

Se trata de un apartado o actividad dentro del inbound marketing que toma la creación de contenido relevante y sobresaliente (en video) para llevarlo a las audiencias dentro de cada etapa del ciclo de compra. La idea como en otros apartados es ayudar al consumidor entendiendo sus problemas y haciendo notar cómo la marca puede ajustarse a lo que necesitan. Se trata de llevar al contenido en video de forma contextual.

Al adoptar esta estrategia de inbound marketing basada en videos puede generar un impacto importante en aspectos como el desarrollo de brand awareness, generación y nutrición de leads y reducción de costos. Además, servirá para educar mejor a los prospectos sobre el producto o servicio y acelerará el proceso de ventas en general.

Un embudo de video o la estrategia se enfoca en alcanzar a los consumidores en el momento adecuado durante su proceso de toma de decisiones. Planearlo puede ser una buena herramienta para tomar decisiones acertadas como mercadólogo.

Si aún no lo tienes claro, el embudo de video es similar a cualquier embudo que comúnmente se usa en un sitio web, sigue la misma filosofía para prospectar y llevar a las personas a través del proceso solo se vale de ciertos elementos como contenido de formato largo en video, para luego continuar con otras actividades como el retargeting de forma estratégica.

¿Cómo funciona el embudo de video?

Para poner de forma simplificada el proceso, según lo describe Social Media Examiner, la actividad consiste lanzar videos que los consumidores verán en una plataforma de la cual, como mercadólogo, no eres dueño (entiende una plataforma como Facebook o YouTube), y a partir de ello se rastreará cuánto de ese contenido en video observó la personas, luego, en función del tiempo de video consumido se les muestra otro video sin que necesariamente estas personas hayan visitado el sitio web.

La clave es tomar en cuenta el tiempo de video consumido y trabajar en los 3 niveles del embudo en función de la información rastreada (respecto al tiempo de video consumido).

Según lo destaca el medio especializado, para comenzar con el proceso del embudo de video, es recomendable iniciar destinando entre 20 y 40 por ciento del presupuesto a la parte superior del embudo de video. Una vez con esta acción en marcha, se debe considerar en las campañas (desde Facebook u otra plataforma donde se haya compartido el video) a las personas que vieron al menos el 25 por ciento del video. Para ellos se empleará el retargeting dinámico ahora tomando como referencia las actividades que realizaron en el sitio, ya sea que llenaron un proceso de checkout con el carrito de compra o llenaron un formulario para leads, etc.

Dependiendo de la acción emprendida, a estas personas se les enviarán distintos tipos de video, como una secuencia de testimoniales (en video), que tienen la intención de ayudar a las personas con las preocupaciones que puedan tener, también pueden ser videos con descuentos u ofertas, demos de productos etc. Las opciones son diversas, por ello se debe considerar los elementos que componen a un embudo de video.

¿Qué elementos componen al embudo de video?

Como podría entenderse por lo descrito arriba, los elementos principales del embudo son los videos, no obstante, se debe contemplar que para cada una de las etapas existen ciertos tipos de videos que son más adecuados. A continuación te decimos cuáles son según la etapa del embudo.

  • Etapa superior del embudo de video:

En esta etapa, la de descubrimiento, según lo recomienda Social Media Examiner, los videos más adecuados son los que cuentan con una duración de entre 1 a 5 minutos, en los cuales aparece un portavoz de la marca. Estos videos se consideran efectivos porque las personas logran responder mejor cuando ven rostros humanos o personas, y es que así es como se han hecho los negocios durante años, encarando a otras personas.

Cuando el consumidor ve el rostro de otra  persona (el vendedor) toma este elemento como referencia para juzgar su credibilidad teniendo en consideración aspectos como la forma en la que habla o la forma en la que vende, y en función de ello deciden si quieren o no hacer negocios. Por ello es clave que en un inicio tengan un rostro identificable y que este logre hablarles tanto como sea posible (por ello la duración un poco larga), mientras más tiempo vean el video, más propensos serán a realizar una compra.

  • Etapa intermedia del embudo:

En lo que respecta a la parte intermedia del embudo de video, es recomendare trabajar en contenidos con una duración de entre 5 y 30 segundos. En este punto también se pueden apalancar videos testimoniales, sin embargo estos si pueden tener una duración de hasta 5 minutos.

La intención principal con los videos en esta fase es todavía la de entretener y educar a los consumidores al tiempo que se resuelven sus preocupaciones y objeciones, y a diferencia de los videos en la parte superior del embudo, estos son un poco más agresivos.

En esta etapa se puede retomar información sobre las preguntas más frecuentes que tienen los consumidores, o las principales causas por las que hacen devoluciones para crear videos que atiendan estos puntos.

  • Etapa inferior del embudo:

Finalmente, cuando las personas llegan a esta etapa del embudo, los contenidos en video deberán ser más agresivos y de carácter promocionar. La idea central es que las personas vean, compren, o salgan del proceso en el que entraron con la marca.

Los videos con descuentos son un tipo recurrente de materiales empleados en esta etapa, y se comparten según el tiempo en la etapa de consideración, por ello, la secuencia de entrega puede tener un horario determinado que idealmente debería presentarse en intervalos de 7, 14 y 21 días, y con ella los descuentos pueden aumentar de forma progresiva.

La idea con las promociones en esta última etapa es persuadir a las personas que aún no están del todo interesadas o motivadas para realizad una compra.