Ella quiere ser presidenta de EEUU, ¿Cómo influye su branding personal?

La ex CEO de Hewlett-Packard, Carly Fiorina, se ha colado al segundo lugar en las encuestas de los pre candidatos republicanos a la presidencia de Estados Unidos, sólo por detrás del polémico multimillonario Donald Trump, con quien tiene en común nunca haber ocupado un puesto en la administración pública, por lo que la reputación como personas de negocios es lo que sostiene la imagen de los dos candidatos más populares.

Notas relacionadas:

Los debates republicanos: Negociazo para televisoras de EEUU
La carrera de los smartphones continúa con la incursión de HP
HP crea el primer anuncio de TV, hecho sólo con Vines

El paso de Fiorina por la dirección ejecutiva de HP entre 1999 y 2005 está ahora bajo un enorme escrutinio, y debido a que se trata de una compañía que cotiza en la bolsa de valores, hay mucha información para medir su desempeño -lo que no ocurre con Trump.

Una de las características más admirables de la carrera de Fiorina es que ocupó el más algo puesto en una industria que todavía está mayoritariamente integrada por hombres, y tomó decisiones valientes como la notable compra de su compañía rival, Compaq, lo que representó para HP un gran incremento en ventas y entrada de capital. 

Sin embargo, en términos del comportamiento en la bolsa de valores, HP hizo perder mucho dinero a sus inversionistas durante la gestión de Fiorina, pues en ese periodo la compañía perdió casi la mitad de su valor de mercado, según señala el portal Money.com. El profesor de la Escuela de Gestión de Yale, Jeffrey Sonnenfeld escribió en un artículo para el portal Político, que HP lo pasó realmente mal en cuanto al comportamiento de sus acciones en comparación con otras compañías tecnológicas.

Quizás otro factor para que la adquisición de Compaq no impulsara a HP en el mercado de valores, señala el analista Ian Salisbury para el mismo portal, es que durante la gestión de Fiorina, las PC pasaron de ser el gran producto de la industria tecnológica a ser opacadas por otros dispositivos como los teléfonos inteligentes o las tabletas.

De acuerdo con Justin Fox, analista para la agencia Bloomberg, si se compara la gestión de Fiorina con la de su sucesor, Mark Hurd, en relación con el desempeño de la competencia, el resultado es que la estrategia de negocios de Fiorina ha sido un “éxito relativo”.

Dado que el activo más valioso para el branding personal de Fiorina es su gestión del manejo de HP como una de las marcas tecnológicas más importantes de Estados Unidos y del mundo, seguiremos viendo cómo su campaña ofrecerá más datos puntualizando sus éxitos como CEO, mientras que sus opositores tratarán de destacar sus equivocaciones al timón de la compañía.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299