• Se espera que el email marketing genere inversiones por 350 millones de dolares en Estados Unidos en 2019

  • De acuerdo con Adestra, siete de cada 10 millennials prefiere que las pláticas de negocios sean por correo electrónico

  • Emma apunta que 59 por ciento de los negocios creen que este canal es el que tiene mayor retorno de inversión

Hoy existen innumerables sub-disciplinas en el universo de la mercadotecnia. Y aunque una buena parte de ellas todavía está basada en los medios y canales tradicionales, la amplia mayoría se centra en la experiencia digital. Entre ellas, una de las más ignoradas es el email marketing. A pesar de ser una herramienta relativamente rudimentaria, tiene un retorno de inversión de entre tres mil 800 y siete mil por ciento.

Así pues, puede ser una herramienta valiosa para cualquier negocio. El problema es que, más de la mitad de la población considera que el spam es un problema serio. Peor aún, se considera que 45 por ciento de los correos electrónicos son clasificados como basura por los usuarios. Para tener una buena campaña de email marketing, se debe mapear la experiencia de los posibles clientes. Así, no solo se pueden otorgar mejores contenidos. También tendrán una mayor tasa de éxito.

Y para construir un buen mapa de experiencia, de acuerdo con DIY Marketers, se deben tomar en cuenta algunos elementos:

¿Exactamente qué servicios o productos se venderán?

Antes que todo, se debe saber si la estrategia de email marketing siquiera será la adecuada para la oferta en cuestión. Las ofertas con un costo superior a 100 dólares tendrán más dificultades para promocionarse efectivamente por correo electrónico. Si en un negocio hay un amplio catálogo de opciones a la venta, con diferentes rangos de precios, es mejor enfocarse en los más baratos.

De esta forma, los productos de menor precio sirven para que los posibles clientes, en el futuro, inviertan en la oferta más valiosa. Por otro lado, si no se tienen productos o servicios baratos, se puede usar el email marketing para ofrecer características gratuitas. Éstas, eventualmente, también deben estar orientadas a jalar a los usuarios a invertir grandes cantidades.

¿Cómo se suscribe un usuario a una estrategia de email marketing?

Un primer paso es determinar cómo va a llegar la información de una persona a una base de datos. Este elemento de hecho tiene dos componentes. Uno, exactamente el canal por el cual van a llegar al sitio de la compañía: Redes sociales, motores de búsqueda, anuncios, etcétera. Segundo, el contenido a cambio del que están proporcionando sus datos; como suscripciones o infografías.

Lo anterior es importante porque ayudará a definir la relación que tendrán estos posibles clientes con el negocio a través del email marketing. Si acceden por un anuncio, tal vez sean más receptivos a recibir mensajes comerciales rápidamente. Por el contrario, si solo descargaron un contenido, probablemente requieran un seguimiento más prolongado antes de asegurar la venta.

¿Qué tipo de mensajes recibirán los usuarios?

Una vez definidos origen y producto o servicio, hay que diseñar cómo se realizará puntualmente la estrategia de email marketing. En otras palabras, establecer el orden con que se irán enviando los mensajes. Después de una bienvenida, ¿el usuario recibirá positivamente el discurso comercial de inmediato? ¿O sería mejor primero enviar contenidos e información útil para su segmento?

Si será comercialmente más valioso que el prospecto de cliente reciba contenido e información, hay que definir el formato. Un newsletter podría ser útil para una campaña de email marketing si se produce suficiente contenido regularmente. Por otro lado, si se tiene una buena reserva de Ebooks, podría ser bueno ir enviando fragmentos periódicamente para despertar el interés.