Elementos a considerar en la percepción de los consumidores

Uno de los elementos que se estudian para conocer al consumidor es la percepción. La percepción es mucho más importante que la realidad misma. En realidad, no son los sucesos reales, sino lo que los consumidores piensan respecto a ellos, a sus acciones, o a sus hábitos de compra.

La percepción es el proceso por el cual un individuo selecciona, organiza e interpreta los estímulos para formarse una imagen significativa y coherente del mundo. Algunos elementos importantes de la percepción son las sensaciones, los estímulos y los receptores sensoriales.

La sensación la cual es la respuesta inmediata y directa de los órganos sensoriales a los estímulos simples. Los estímulos se consideran como cualquier unidad de insumo para cualquiera de los sentidos. Los receptores sensoriales son todos los órganos (nariz, ojos, nariz, boca piel) que reciben insumos sensoriales.

Estos receptores son los que hacen la evaluación de los productos de consumo y la sensibilidad depende tanto de la calidad de los receptores como de la cantidad o intensidad del estímulo. Es importante mencionar que entre mayor el insumo sensorial menor es la capacidad para detectar cambios en el insumo o intensidad y viceversa.

Otro elemento muy importante que afecta la percepción es el umbral absoluto, el cual se considera como el nivel más bajo en el que un individuo puede experimentar una sensación.

El umbral absoluto define los límites de nuestra percepción. Para que podamos captar un estímulo éste debe poseer un mínimo de magnitud. Los umbrales absolutos definen estos límites perceptuales. No todas las personas tienen el mismo umbral, y depende de la personalidad, de la motivación y de la experiencia.

En resumen, es el punto de la intensidad de la estimulación bajo el cual estadísticamente cualquier estímulo ya no produce sensación. Este elemento es un factor muy importante a considerar para los mercadólogos, ya que las personas normalmente pasan por una “adaptación sensorial”, provocando que los estímulos ya no se perciban por los clientes o consumidores potenciales.

Compartir
Artículo anteriorLa neurosis en marketing
Artículo siguiente¿Cuántas pelotas puedes atrapar si te avientan cinco a la vez?
Profesora y consultora del Departamento de Mercadotecnia y Análisis del Departamento de Mercadotecnia del Tec de Monterrey. Ha trabajado en el área de Desarrollo de proyectos y Mercadotecnia en empresas como la Bolsa Mexicana de Valores, GNP, Club del Gourmet, CONAVARQ. Anteriormente tuvo a su cargo la Dirección de la Maestría enNegocios Internacionales con la Universidad de Thunderbird y el ITESM,(MIMLA), así como de la Maestría en Mercadotecnia de la Escuela de Graduados en Administración y Desarrollo de Empresas (EGADE).