El turbulento camino de los periódicos en México

Con el avance tecnológico y la cantidad de opciones para llegar a las audiencias, los periódicos luchan por conservar su forma, estilo y extensión el país

Los periódicos en México continúan siendo un referente de información para millones de personas año con año; sin embargo, los modelos de financiamiento para estos atraviesan un camino bastante accidentado, ya que las marcas y los gobiernos están cambiando su forma de comprar espacios y de anunciarse con los consumidores.

Sin duda uno de los datos que se muestran clave, al menos para los medios en México, es el anuncio del recién entrante gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien anunciara desde de que se conociera de su triunfo en las elecciones del 1 de julio que reducirían a la mitad el gasto en publicidad oficial.

“Va a haber menos recursos, va a haber un orden en el gasto de los recursos, va a haber austeridad y se va a reducir el costo del gasto de la publicidad y la inversión en productos audiovisuales, pero al mismo tiempo se va llevar a cabo un ordenamiento en la comunicación del gobierno para que, frente a la eficiencia de recursos, eso no signifique el dispendio”, indicó en entrevista con Merca 2.0, Jesús Ramírez, el vocero de la presidencia de AMLO.

Uno de los objetivos principales que pretende el nuevo gobierno es “desterrar la censura desde el gobierno hacia el periodismo” y “proteger la labor de los periodistas”.

LOS EFECTOS EN LA INDUSTRIA EDITORIAL
Este punto resultó determinante desde que se anunciara en julio y se confirmara en agosto, ya que comenzaron a tomarse decisiones en diversos medios, como en Milenio (Multimedios), que despidió a buena parte de su plantilla laboral en la ciudad de México, un recorte que alcanzó a directivos, editores de secciones, reporteros, diseñadores, personal de redacción y administrativo.

Unas semanas después, el periódico Reforma anunció el recorte de tres miembros importantes de sus columnistas: Sergio Segura, José Woldenberg y Lorenzo Meyer.

De acuerdo con diversos analistas, estos despidos forman parte de una táctica preventiva que están implementando los medios, con miras a los anuncios que está haciendo el nuevo gobierno, representado por Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de recortar a la mitad el gasto en publicidad respecto a lo que gastó su predecesor.

“Sin duda, algo que está pasando es que desde hace algunos años, el negocio cambió y de una manera deliberada los medios de comunicación quisimos pensar que no estaba pasando nada y el propio futuro nos alcanzó, internet informa a la gente y normalmente era algo que hacíamos los medios”, indicó Tania Soto, directora web de El Financiero Bloomberg.

La periodista mexicana agregó que las redes sociales se han convertido en una alternativa para los consumidores de noticias, debido a su inmediatez y a la cobertura en tiempo real que incluso los propios medios de comunicación han hecho a través de estas plataformas.

Recordemos que 2016 marcó una tendencia por la colaboración que los medios de comunicación tradicionales tuvieron con Facebook y Twitter-las plataformas con mayor número a nivel mundial-, ya que los seguimientos informativos rompieron los récords en menciones y seguimientos en temas como las elecciones presidenciales de Estados Unidos, o desastres naturales como el paso del huracán Matthew en varios puntos del Caribe, o las migraciones masivas luego de los enfrentamientos armados en Siria.

¿Y LOS CONSUMIDORES?
Al momento de aterrizar este punto en números, los consumidores no sólo manifiestan que los periódicos siguen siendo una pieza importante de la manera en la que se informan, si no que además están tomando otro tipo opciones.

De acuerdo con el Estudio Anual de Periódicos del Departamento de Investigación de Merca 2.0, un 81.5 por ciento de personas encuestadas señalaron no cuentan con una suscripción, mientras que el 18.5 por ciento aún adquiere una membresía a algún periódico.

Por otra parte, el 48.5 por ciento de los participantes en el estudio, indicaron que el formato que más leen es el digital, mientras que el 40.7 por ciento indicó que el formato impreso continúa siendo de su predilección. Cabe señalar que otro formato que formó parte de este punto fue el formato impreso con publicidad, el cual registró un 10.8 por ciento.

En la parte de por qué los consumidores continúan con este formato, un 50 por ciento dijo que confía en la información de este formato, un 29.2 por ciento indicó que para tenerlo disponible a manera de documento de consulta y un 12.8 por ciento indicó que porque se lo regalaron.

“La confianza de las personas hoy tiene un valor más allá del monetario, ya que podemos observar que si la gente se siente engañada, toma una decisión drástica al momento de adquirir información y eso alude a un tema de credibilidad y de responsabilidad por parte de nosotros los medios de comunicación”, dijo Tania Montalvo, editora general del sitio de noticias Animal Político.

La periodista mexicana señaló que una clara muestra de esto, es el crecimiento de los sitios de digitales o plataformas que se han añadido a una plataforma impulsada por redes sociales, por ejemplo, tal como sucedió durante las elecciones con Verificado. “La gente quiere resolver sus preguntas, quiere saber la verdad de las cosas y si en los medios tradicionales hay sesgo, por supuesto que dejarán de representar una opción para informarse”, indicó la periodista mexicana.

¿QUÉ PASA CON LA INDUSTRIA PUBLICITARIA?
La inversión en publicidad de las empresas mexicanas sigue estando por debajo de los niveles de otros países, lo que impacta en el crecimiento económico del país, según mostraron datos de la Asociación Mexicana de Agencias de Publicidad (AMAP).

El crecimiento de la inversión publicitaria en los medios mexicanos de comunicación en los últimos años ha subido de manera estable hasta llegar en 2017 a 8 mil 600 millones de dólares, cantidad todavía insuficiente para colocar a México entre los países desarrollados. “México es un país subdesarrollado en términos de inversión en comunicación”, indicó Sergio López Zepeda, presidente ejecutivo del organismo.

Además, la inversión total en comunicación en 2017 (que incluye publicidad en medios, actividad promocional, mercadotecnia directa, relaciones públicas, investigación de mercado y diseño) la inversión realizada para medios fue de 40 por ciento para la televisión abierta y 7 por ciento para la televisión cerrada.

Mientras que el 28 por ciento se destinó a digital, 8 por ciento fue para la radio, el 5 por ciento para prensa, el 3 por ciento para revistas, el 1 por ciento para cine y el 7 por ciento para exterior.

De las 5 millones de compañías que existen en México, sólo 7 mil invierten en comunicación, lo que significa que el valor de la industria es ignorado por los empresarios.

En lo que respecta a la inversión en publicidad oficial, según las estimaciones de la organización civil Fundar, el total del gasto en seis años del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) fue de alrededor de 3 mil millones de dólares, un 71 por ciento más de lo que le autorizó el Congreso.

¿QUÉ VIENE PARA LOS PERIÓDICOS?
El nuevo gobierno renovó los criterios para contratar publicidad oficial en los medios, los cuales se establecerán de acuerdo con el tiraje y número de lectores en el caso de medios impresos y digitales, y en el rating en los medios electrónicos.

“Esto sin duda nos pone a prueba a todos los medios, no sólo a los periódicos, por lo que las estrategias deben ser redefinidas. Ayudarnos con los recursos que existen y aplicar lo que sabemos hacer”, indicó Lázaro Ríos Cavazos, director editorial de Grupo Reforma.

La nueva política planteada por el presidente entrante es prometedora y positiva a primera instancia, con miras a la transparencia y rendición de cuentas.

Sin embargo, esta decisión agravó la crisis de los medios, vista desde hace algunos años, ya que la gente ya no compra medios impresos ni ve la televisión, consume más noticias por internet, por lo que las marcas ya no se anuncian al mismo nivel que antes y a los medios digitales les cuesta trabajo encontrar una fórmula de comercialización efectiva.

Los medios que sobrevivan a los cambios se verán en la necesidad de realizar duros recortes de personal o hacer aún más precarias sus de por sí lastimadas nóminas. Una situación que no sólo afectará al sector medios de comunicación, sino a la industria de las agencias de medios, de publicidad e incluso a agencias digitales.