El tema del himno de Estados Unidos en la NFL ya es algo que afecta a las marcas

NFL partidos
Imagen: Bigstock

La Liga Nacional de Futbol (NFL) es la más rentable de su tipo a nivel mundial, con ingresos por superiores a los 13 mil millones de dólares, pero actualmente vive un moento complicado luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump cuestionara las protestas de varios jugadores durante la ceremonia del himno nacional previo a cada partido.

Durante la presente temporada, se ha incrementado el número de jugadores que se Incan en una rodilla con el puño arriba, en señal de protesta por la situación político, social y racial en territorio estadounidense.

La acción fue criticada por Trump, quien durante un evento en Alabama, el pasado 23 de septiembre pidió que “quienes faltan al respeto a la bandera” sean despedidos y los llamó “hijos de perra”.

El asunto ya representa problemas para las marcas. Budweiser, uno de los principales patrocinadores de la NFL ha enfrentado controversias debido a que en su línea de atención al cliente, cuando una persona llama, es atendida por una grabación que alude a su compromiso con la nación.

“En Anheuser-Busch, tenemos una larga herencia de apoyar a las fuerzas armadas, veteranos y dependientes militares de la nación. El himno nacional es un punto de orgullo para nuestra compañía y para los 1.100 veteranos que empleamos. Por favor, siéntase libre de compartir sus comentarios después del tono”.

La grabación ya ha sido objeto de muchas críticas, de acuerdo con diversos medios estadounidenses. Y, aunque Anheuser-Busch InBev, ha señalado que la línea se utiliza para las preguntas de los clientes sobre una variedad de temas.

El tema viene desde la temporada pasada, cuando Colin Kaepernick, entonces quarterback de los 49ers de San Francisco (actualmente sin equipo) se hincó durante el himno nacional en los juegos de pretemporada del futbol americano profesional en protesta por los recurrentes asesinatos en Estados Unidos en contra de ciudadanos de raza negra por parte de policías de raza blanca.

Su acción fue secundada por varios jugadores, manifestaciones que se han multiplicado en la presente temporada de la NFL (está por jugar su 5ta. fecha).

A Trump le ha desagrado la libertad de expresión de los jugadores y ha utilizado Twitter (su principal arma mediatice) para cuestionar su patriotismo y exigir a las marcas, liga y dueños actuar en consecuencia.

La respuesta ha sido contundente, desde la NFL con un pronunciamiento oficial calificando los comentarios del mandatario estadounidense como acciones para dividir a la aficiono y como una falta de respeto a la liga, hasta Jerry Jones, dueño de los Dallas Cowboys, quien se sumó a sus jugadores quienes también protestaron durante la ceremonia del himno del Monday Night Football de hace dos fechas.

Las marcas también han tomado postura y han resultado afectadas, de acuerdo con Bloomberg, DirecTV ha recibido muchos reclamos de reembolso tras las protestas, mientras que Fox Sports ha optado por no transmitir la ceremonia del himno previa a cada juego, según Fortune.