Banderas a media asta, moños negros en redes sociales, apoyos económicos para alumnos afectados, memoriales de honor, resiliencia en los mensajes y consultorías con expertos para conocer la infraestructura de sus instalaciones, han sido algunas de las acciones implementadas por la comunidad del ITESM, tras el sismo del 19 de septiembre que dejó un saldo de cinco alumnos fallecidos y cuarenta más, lesionados.

Pero ante la tragedia, la prioridad más alta de la institución educativa ha sido clarificar una de las preguntas más recurrentes de los estudiantes que fueron testigos de la tragedia: ¿por qué colapsaron los puentes del plantel en Ciudad de México?
Sin duda, los hechos han afectado la imagen de la marca Tec, por lo que altos directivos han emitido declaraciones y desplegados que abonan a tomar decisiones adecuadas ante la crisis inesperada.

“Qué más quisiera que responder uno por uno al dolor infinito de cinco familias, al profundo duelo de tantas más, y a los sentimientos, temores, preocupaciones y esperanzas de toda nuestra gente. ¿Cómo multiplicarme para agradecer uno por uno y de inmediato el afecto y el respaldo conmovedor de tantos amigos nuevos y de siempre, en México y en el exterior, que nos ofrecen generosos sus condolencias, su afecto, su valentía, sus recursos y sus aulas para resolver nuestras urgencias?”, escribió Salvador Alva, Presidente del ITESM.

A partir de los lamentables hechos del 19 de septiembre, los alumnos y académicos han dado muestras de unión en momentos de adversidad. Y sus directivos han implementado diversos mecanismos de apoyo para los estudiantes.

El pasado 30 de septiembre, a través de un comunicado, el ITESM anunció un esquema de apoyo económico para todos los alumnos del Campus Ciudad de México que resultaron afectados; entre los que se encuentra la devolución del 30 por ciento de la colegiatura del semestre en curso.

“Esta decisión no es porque estimemos tener recursos; el esfuerzo de todo el Tec y la reconstrucción serán muy costosos; pero al ser una institución cuyo objetivo es el beneficio de la sociedad y no el económico, estos momentos difíciles nos obligan a concentrar nuestro esfuerzo en apoyar a quienes más lo necesitan”, indica el texto publicado por la institución.

De igual forma, el Tec ofreció la posibilidad a sus alumnos de transferirse a otro campus o, incluso un reembolso total para quienes decidan darse de baja de la institución.

Construcción de las instalaciones

Otra de las acciones inmediatas que ha implementado el ITESM ha sido abordar directamente el tema de la construcción del campus afectado, lo que llevó a Rashid Abella, vicepresidente de la región Ciudad de México, a informar sobre los peritajes que se realizan para revelar si se cumplió o no con el reglamento de construcción, resultado del sismo del 19 de septiembre de 1985.

A través de un otro comunicado, el ITESM informó que la construcción del campus Ciudad de México se llevó a cabo en diferentes etapas y comenzó en 1990.

“Como institución, somos los más interesados en conocer lo ocurrido, queremos saber qué pasó para aprender respecto a los hechos. Nuestra creencia es que trabajamos y cumplimos con todos los procesos y normas que se deben cumplir”, comentó Abella, al tiempo que aclaró que la universidad ha aportado planos, historiales y todo lo relacionado con la construcción del campus.

Transparencia

No escatimar esfuerzos para aclarar las causas y dar garantías de seguridad en sus instalaciones, es fundamental para renovar la credibilidad de la institución, por lo que se ha informado de la participación de Transparencia Mexicana en el proceso de análisis y definición de las causas que provocaron el colapso de los puentes mencionados.

“Nuestro aprendizaje más importante es que la transparencia y las características éticas del Tec son las fortalezas más grandes de una institución, y vamos a trabajar apegadas a ellas en todo momento”, ha comentado Abella, quien refirió la conformación de grupos de acompañamiento en los peritajes, integrados por profesores y padres de familia de los estudiantes fallecidos y heridos.

De igual forma se han integrado directores generales de Obra asignados por la Ciudad de México para trabajar en la revisión de la infraestructura del campus. Los resultados de los estudios se prevé estén listos en los próximos días.

Liderazgo ante la adversidad

Además de directivos y personal académico, los alumnos del Tec han implementado varias acciones para ayudar a los damnificados del sismo, más allá de lo ocurrido en el campus Ciudad de México.

A través de Reto Emprendedor con Sentido Humano, los casi 12 mil estudiantes integrados al programa decidieron donar cinco millones de pesos recaudados de sus proyectos a causas de #FuerzaMéxico; y otros dos millones más en pro del emprendimiento social.

Daniel Moska, Director del Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera del Tec de Monterrey, dijo que entre las organizaciones a las que se les canalizará el donativo están la Cruz Roja Mexicana, Un Techo por mi País, Un Kilo de Ayuda, Hagamos Hogar, entre otras.

En el Reto Emprendedor con Sentido Humano cada equipo recibe capital semilla inicial para realizar su proyecto con el objetivo de que sea multiplicado la mayor cantidad de veces.

Las ganancias obtenidas de éste se canalizan a algún proyecto de emprendimiento social de algún semestre más avanzado.

Esta actividad permite a los estudiantes identificar oportunidades, tomar riesgos, manejar la incertidumbre, obtener recursos y soluciones innovadoras a un problema. Además de que tiene el objetivo de apoyar causas a través de la generación de valor económico, social y ambiental para apoyar causas de Fuerza México y proyectos de emprendimiento social.

Adicional a esto, otro grupo de alumnos han colaborado con el envío de víveres a las distintas zonas afectadas del país; en tanto unos 40 alumnos de la carrera de Diseño Industrial, campus Laguna, han elaborado camillas, juguetes, material didáctico y cunas para bebés, mobiliario que será enviado a Morelos y Oaxaca, dos de los estados que resultaron severamente dañados.

“La situación nos llama a pensar en nuestra esencia; en cómo potenciar a un Tec aún más sensible… en la construcción de un nuevo México; en participar en dilucidar un proyecto de nación más justo; en ayudar a construir más cauces, muchos más, de vida cívica, solidaridad y cooperación; en ayudar a construir dos pilares centrales para México: inclusión y ciudadanía”, ha comentado Salvador Alva, quien concluyó que la tragedia pone a prueba la capacidad de estar a la altura de la sensibilidad que la desgracia y la inquietud de tantos ameritan.