El Renacimiento de Twitter, con o sin Trump

El presidente Donald Trump empezó a utilizar Twitter en el 2009. Su popularidad en esta red social se catapultó apenas anunció su interés por la presidencia de los Estados Unidos de América (EUA) y después cuando obtuvo la nominación. Hoy @realDonaldTrump supera los 54 millones de seguidores.

El controversial líder de Norteamérica afirma que es la forma más efectiva de conectarse con el país, ahorrándose así el filtro de un medio tradicional en los que dice no confiar. “Mi uso de las redes sociales no es de carácter presidencial”, declaró hace tiempo Trump, pero la Casa Blanca se vio obligada a aclarar que sus tweets también representan declaraciones presidenciales, y deberían llevar el mismo sello que un comunicado emitido por su oficina de prensa.

Para Donald Trump, las redes sociales son un campo de batalla y él ha armado a Twitter de varias maneras. Usa las redes sociales como un arma para controlar el ciclo de noticias e influir en la agenda de los medios. Le ha funcionado sin duda, dándole a sus tweets un tono más táctico que sustantivo.

“El uso sin precedentes del presidente Donald Trump de la plataforma de redes sociales Twitter como uno de sus principales medios de comunicación presidencial parece ser efectivo desde una perspectiva general. Más de las tres cuartas partes de los estadounidenses dicen que ven, leen u oyen mucho o bastante sobre los tweets de Trump”, de acuerdo a Gallup.

La pregunta obligada que surge es ¿qué tanto ha influido Trump en el desarrollo de esa red social, que venía mostrando una desaceleración en su crecimiento?

La presencia a todas horas del día de Trump para burlar a los medios tradicionales está dando a la gente un motivo para aprender a usar la plataforma, lo que le ha dado oxígeno y una nueva oportunidad para atraer y conservar usuarios, según un analista de BTIG y agrega: “Aunque creemos que es evidente que esto está ayudando a aumentar los usuarios de la plataforma, es la capacidad de los consumidores de reaccionar en tiempo real a estos tuits lo que eleva la afición”.

Ejecutivos de Twitter no reconocen que el hecho de que la campaña de Trump esté enfocada en su plataforma, haya influido directamente en el crecimiento de los usuarios o en el tiempo que dedican a la red social.

Cuando anunciaron este año su segunda ganancia trimestral consecutiva, por encima de sus expectativas, aducen que se debe en mayor grado a su crecimiento internacional, 5 millones de los nuevos usuarios provienen del exterior, en su mayoría de Asia, una señal positiva que les viene muy bien después de registrar por años de pérdidas.

En el primer trimestre del 2018 Twitter ganó 61 millones de dólares, motivada por un importante incremento en sus ingresos por publicidad, así como la suma de nuevos usuarios. Para el segundo trimestre tuvo un aumento del 24% en los ingresos netos a $ 711 millones. El crecimiento de los ingresos superó las expectativas del mercado.

El CEO de la empresa, Jack Dorsey, lo adjudica a los recientes cambios hechos en el servicio que han ayudado al “involucramiento”, una medida por cuánto tiempo seguido o cuántas veces al día los usuarios están en la red. Ahora, la situación de la plataforma parece más estable, luego de años de sufrir en la competencia con Facebook y Google.

“Consideramos que Twitter es una plataforma estable y extremadamente apreciable con un valor estratégico a largo plazo”, afirma el analista de Nomura, Mark Kelley. Si bien la propia red social pronostica su crecimiento con cautela, lo cierto es que seguirá saludable, con o sin Donald Trump.