El primer vuelo del Beluga XL de Airbus atrajo la atención del mundo

La compañía francesa Airbus sigue sumando motivos para competir con Boeing por el dominio de los cielos del mundo. El bautismo del Beluga XL fue la última novedad.

Imagen: Airbus.

Airbus es, junto con Boeing, la compañía que lidera el mundo de la aviación. Sin embargo, sus ingresos se vieron estancados en 2017 por los altos costos del transporte que llevaron a las aerolíneas a reducir los pedidos de unidades.

Según Statista, Airbus tuvo ingresos globales en 2017 por 66.767 millones de dólares, esto es apenas un 0,29% más que en 2016, cuando totalizó 66.581 millones.

El tiempo de gloria de la marca de origen francés fue la década 2006/2015, cuando pasó de facturar 39.434 millones a más de 64.000 millones.

Su rival, Boeing, tuvo ingresos superiores en 2017 (93.392 millones de dólares), pero viene en retroceso desde 2015, cuando había facturado 96.114 millones de dólares.

En ese escenario, Airbus está intentando recortar costos y uno de ellos es el traslado de aeropartes entre sus distintas fábricas alrededor del mundo.

Para lograrlo, presentó una nueva nave, una verdadera atracción debido a su tamaño, pero muy especialmente a su diseño con forma de ballena.

Imagen: Airbus.

El nuevo Beluga XL despegó este jueves por primera vez en el aeródromo de Toulouse-Blagnac, en el sur de Francia, ante la atenta mirada de más de 10.000 personas, en su mayoría trabajadores de la compañía.

La “ballena blanca”, como se conoce al avión por su similitud en apariencia al mamífero marino, fue el centro de atracción de numerosos medios, que se dieron cita para grabar el despegue del gigante.

Al avión le quedan muchos más vuelos de prueba hasta su certificación definitiva, prevista para 2019.

El Beluga puede llegar a pesar 155 toneladas en despegue, está propulsado con motores Rolls Royce Trent 700 y comparte gran parte de los componentes con el A330-200 de Airbus.

Mide 62 metros de largo y 8,8 de diámetro, por lo que puede transportar hasta 47 toneladas de piezas para la fabricación de otros aviones.

No es más grande que el Dreamlifter de Boeing, que fue diseñado para trasladar componentes desde las fábricas en Italia y Japón hasta las plantas de ensamblajes en el estado de Washington y en Carolina del Norte, Estados Unidos.


La idea de Airbus es que se fabriquen cinco Beluga XL, éste será el primero. Actualmente opera con los Beluga ST.