La cuenta regresiva para el estreno de la última entrega de The Avangers ha comenzado. Marvel sabe que es momento de generar expectativa y ha lanzado un nuevo trailer así como un póster con el que busca hacer crecer el interés del público en el que sin duda es su producto más lucrativo del año.

Las expectativas generadas y los resultados que tendrá una estrategia de mercadotecnia forjada desde hace poco más de 11 años, serán la antesala de la entrega final de Avengers, cuyo estreno podría recaudar, de acuerdo a Bloomberg y tan sólo en Estados Unidos más de 280 millones de dólares.

Además de las cientos de especulaciones que han despertado los dos nuevos materiales sobre la saga, lo cierto es que el nuevo cartel protagonizado por los superhéroes podría estar dentro de un debate que, desde hace algunos días, a puesto en la mira el diseño de los carteles de Disney.

¿Es lo mismo, pero no es igual?

Luego de que se diera a conocer el nuevo póster de Aladdin, diversos usuarios en redes sociales, compartieron una serie de imágenes comparativas en las que acusan similitudes destacables entre los materiales promocionales de Aladdin, Avengers y Star Wars.

Además de la distribución y la organización de los elementos, los comentarios en redes sociales indican que estos pósters utilizan la misma paleta de colores -naranja, el rojo y el azul-, coincidencia que no fue pasada por alto y que fue tachada de poca creatividad por parte de “La Casa de los Sueños”.

Si bien la paleta de colores no es la misma, lo cierto es que el más reciente cartel de Avengers tiene una distribución y organización de elementos que ya es familiar, si consideramos los ejemplos antes mencionados.

¿Falta de creatividad o sello característico?

Lo que para muchos podría parecer una falta de innovación en cuanto al diseño de los pósters, en términos de estrategia, también podría ser leído como una repetición de elementos que buscan firmar cada ejecución el sello característico de la casa productora, técnica que podría ser parte de un plan para fortalecer la identidad de la misma.

Aplicar al diseño los valores y filosofías que giran alrededor de la identidad corporativa demanda se ha convertido en una premisa básica para las grandes marcas.

Apple es un gran ejemplo de esta práctica. El nivel de reconocimiento, empatía y engagement que la marca inspira han sido fundamentales para ocupar una posición privilegiada en el mercado, en donde una de las grandes claves ha sido el diseño (tanto de sus productos y servicios como de su comunicación) con base en una identidad corporativa sólida.

En este sentido, una de las grandes claves de Apple en términos de branding es la congruencia de su marca. En cualquier lugar que la firma tiene presencia intenta mantener la misma esencia para transmitir los valores que la representan. Eso se indica en su manual de identidad, eme donde se explica que la empresa considera la consistencia de marca desde la señalética de su empresa hasta el empate de sus productos.

El diseño de cualquier estrategia de omuniciacón es un buen canal para comunicar los  los valores, historia y oferta diferenciada que caracterizan la identidad de una empresa. Quizá de manera incidental, Disney parece tratar de firmar cada uno de sus pósters bajo esta premisa con el fin de comunicar a la audiencia quién está detrás de la producción, lo cual tendría sentido si consideraos que dos terceras partes (o un 64 por ciento) de los consumidores a nivel global ahora compran con base en sus creencias y valores, de acuerdo con el estudio Edelman Earned Brand de 2018.