El marketing y la Inteligencia Artificial (IA) no son disciplinas ajenas. De acuerdo con Statista, alrededor de la mitad de los profesionales en mercadotecnia emplean esta tecnología. Su uso más común es para el análisis de datos. Algunos expertos la utilizan para personalización de su sitio o para optimización y prueba. Pero en Europa y Norteamérica, menos de dos de cada 10 empresas la utilizan para la creación de contenido. Son todavía más escasos quienes la usan para trabajo creativo.

Si hoy abres una nueva pestaña con el navegador de Google, verás su más reciente doodle. En esta ocasión, la tecnológica decidió celebrar el nacimiento del compositor Johann Sebastian Bach. Lo que resalta de este proyecto es que, de acuerdo con AP, es el primero de su tipo que emplea IA. La compañía permite a los usuarios “crear” sus propias canciones al estilo del músico alemán. Y, en cuestiones de marketing, se trata de una estrategia genial.

La lección de Google en UGC marketing

Google habría utilizado más de 306 composiciones de Bach para entrenar a su sistema de IA. Así, los usuarios pueden crear prácticamente cualquier melodía y la máquina agregará tres pistas de sonido para que la canción se asemeje a algo compuesto por el músico alemán. Posteriormente, el buscador ofrece a los usuarios compartir su creación en redes sociales. El público participa, sabiéndolo o no, en una estrategia de marketing digna de inspirar proyectos similares.

El contenido creado por usuarios (UGC, por sus siglas en inglés) no solo abarca la abrumadora mayoría de los materiales que existen en línea. Tiende también a ser más vista que los contenidos de marcas y compañías. Un claro ejemplo es Youtube. Para enero de 2016, en todos los sectores de la población, los videos subidos por otras personas fueron más vistos que los de marcas, compañías e instituciones. Esto tiene repercusiones concretas en el campo del marketing.

Stackla informó que la mitad de los consumidores creen que menos del 50 por ciento del contenido de marketing profesional realmente emana autenticidad. Al mismo tiempo, los mismos usuarios son 2.4 más propensos a percibir el mensaje de un UGC como auténtico. Además, en estimaciones de Statista, más de tres cuartas partes del público están dispuestos a confiar en las reseñas de clientes (un tipo de contenido de usuario) tanto como en una recomendación personal.

Pero la estrategia de marketing de Google destaca por otras características que solo su uso del UGC. Conforme los usuarios deben interactuar más con una campaña, tiende a incrementar la tasa de interacción. Y con ella, el impacto que el mensaje comercial tiene en el público. Además, como se trata de una combinación entre una producción profesional y un contenido generado por las personas, podría aprovecharse del mayor nivel de engagement descrito por Comscore.