La nostalgia se ha convertido en una de las herramientas más efectivas para las marcas en su carrera por comentar con sus públicos meta y Disney acaba de jugar una carta sólida en este sentido.

La casa productora acaba de anunciar que el clásico de televisión de los años 90, regresará a la pantalla gracias a su servicio de streaming.

El nene consentido de vuelta

La noticia fue dada a conocer en una transmisión del programa Don’t de la BBC en donde se detalló que este regreso se dará entre septiembre y diciembre de este año.

En México esta serie ganó muchos adeptos luego de que fuera transmitida por Canal 5 en varias ocasiones entre 1993 y 2014, con lo que marcó la infancia de varias generaciones de audiencias.

Este fenómeno se replicó en varios mercados alrededor del mundo en donde la familia Sinclair y sus emblemáticos personajes tienen un lugar especial en la mente del público.

El movimiento realizado por Disney se traduce en un acierto en un momento en el que la batalla en el terreno del streaming es especialmente fuerte y en donde, aunque los precios son un factor, el contenido se posiciona como determinante para ganar la preferencia y el tiempo del usuario.

El juego de la nostalgia

Aunque el consumidor exige experiencias y contenidos nuevos, lo cierto es que apelar a la nostalgia a resultado especialmente redituable para algunas firmas de entretenimiento.

En días recientes, dentro del mercado mexicano, el hashtag Animaniacs se convirtió en tendencia luego de que Azteca 7 retransmitiera algunos de los capítulos que ganaron especial relevancia durante la década de los 90’s.

Para Azteca 7, Animaniacs y Pinky y Cerebro a su pantalla se tradujo en un acierto que cae bien en tiempos complejos como el que ahora viven de manera general las televisoras en el país.

El fenómeno se ha replicado con otros títulos y producciones que plataformas como Netflix, HBO o, incluso, Amazon Prime han retomado para conectar desde el terreno más emocional antes que el de la innovación con sus audiencias.

El pastel que todos quieren

Ante cadenas de producción detenidas por la pandemia, movimientos como el efectuado por Disney podrían ser cada vez más frecuentes ante plataformas que buscan quedarse con un buen pedazo del lucrativo negocio que representa el streaming alrededor del mundo.

Basta con reconocer que durante el año pasado, el mercado de streaming a nivel mundial generó ingresos estimados en más de 29 mil 740 millones de dólares, según estimaciones de Video Advertising Bureau, comScore y Nielsen.

Si esta cifra resulta interesante, más relevante es reconocer que los ingresos para el sector podrían ser mayores a 43 mil 600 millones de dólares hacia 2027.

Aterrizando los datos al mercado mexicano, tenemos que a decir de estimaciones del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), hasta 2018, se contabilizaban 74.3 millones de internautas, de los cuales 8.3 millones eran identificados como suscriptores de plataformas de streaming.

El gran reto ante estos números no estará en ganar un mayor número de suscriptores, sino mantenerlos el mayor tiempo posible dentro de cada plataforma.

Desde MarketWatch indican que los usuarios de este tipo de plataformas están dispuestos a pagar hasta tres servicios a la vez, por un precio no mayor a 50 dólares mensuales.

Se trata de una norma de consumo que ha caracterizado al consumidor actual: no se trata de sustituir servicios, la presencia de uno se combinará con la otro, con lo que la batalla estará en el tiempo que cada una de ellas es capaz de absorber.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299