Sabemos que Netflix es una de las marcas que se preocupan por mejorar constantemente la experiencia de usuario, sin embargo, ha llamado la atención que no haya decidido regresar a las dos principales tiendas de aplicaciones: App Store y Play Store.

Para muchas apps esto podría limitar en gran medida su alcance y la suma de nuevos suscriptores, sin embargo, en el caso de la plataforma de streaming parece que esto no ha ocurrido y, este resultado podría ser lo que motive a otra a seguir los mismos pasos.

Un cambio arriesgado que resultó bien

Así lo concluye un texto publicado en Inc., en el que se recuerda que fue en 2018 cuando Netflix decidió dejar de permitir que los nuevos usuarios se suscriban a su servicio a través de la distribución de la App Store.

Las razones son concretas, como muchos saben, por cada ocasión que se descarga por primera vez una aplicación desde la tienda de aplicaciones de Apple, toda empresa debe pagar una comisión del 30 por ciento durante el primer año y una comisión del 15 por ciento de su cuota de membresía por cada año posterior.

Esto esencialmente es por servir de puente entre el producto o servicio y los consumidores, algo que no a todas las empresas les agrada simplemente porque reduce su margen de ganancia si fuera descargada su aplicación de manera directa desde su portal.

Para darnos una idea de esto, basta con ver el cálculo que realizó un analista, citado en el artículo, en el que se destaca que Netflix recaudó durante 2018 alrededor de 853 millones de dólares provenientes de los suscriptores que llegaron desde iTunes o App Store, lo que significó que tuvo que pagar por el “impuesto de Apple” aproximadamente 256 millones de dólares. Sin duda, un monto que habría incrementado sus ingresos en lugar de los de la de Cupertino.

Es, precisamente, desde 2018 que la plataforma de streaming no se puede encontrar desde la tienda de aplicaciones tanto de la compañía de la ‘manzana’, algo que poco tiempo después también implementaría en la Play Store, de Google.

Si bien, como mencionamos líneas más arriba, este fue un movimiento arriesgado considerando el alcance de ambas plataformas. Sin embargo, Netflix apostó por el fuerte awareness y posicionamiento de marca que tiene, es decir, a que los nuevos usuarios irían directo a su plataforma a suscribirse y, con ello dejar de pagar millonarias comisiones.

Y parece que funcionó, aunque se ha desacelerado la suma de suscriptores, esto pasa principalmente en Estados Unidos y Canadá, mercados donde Apple tiene una mayor participación de mercado que en otros países. No obstante, la tendencia de la compañía de Los Gatos, California ha sido seguir creciendo en base de abonados; a nivel global pasó de 118.9 millones suscriptores en el primer trimestre de 2018, a más de 182 millones al primer trimestre de 2020.

Puede ser aplicado por otras marcas

Todas las compañías que se dedican a desarrollar productos y servicios digitales saben del alcance u potencial que representa estar en las dos principales tiendas de aplicaciones; la App Store tiene más de 3.96 millones de aplicaciones para descarga, mientras que la Play Store cuenta con un catálogo superior a las 2.55 millones de apps.

El número de opciones no es lo impresione, sino las descargas; según datos proyectados en Statista, sólo durante la primera mitad de 2019, entre las dos tiendas de aplicaciones, se descargaron más de 57 mil millones de aplicaciones solo en la primera mitad de 2019.

Mientras que la App Store muchas de las descargas son mediante pago y la Play Store son gratuitas, en ambas casos, el contenido digital y las aplicaciones generan miles de millones de dólares en ingresos cada año.

En ese sentido, muchas empresas han visto como una desventaja ambas modelos, empresas como Spotify, Match Group (Tinder y Hinge), Fortnite (Epic Games), Rakuten, entre otras han expresado abiertamente que consideran desventajosas las comisiones por lo que, de no llegar a un acuerdo, podrían sacar sus aplicaciones.

Al respecto, vale la pena recordar una encuesta reciente realizada por The Wall Street Journal que refiere que entre las aplicaciones muy populares que no permitirán a los clientes suscribirse a través de este tipo de canales son: Spotify, Amazon Prime y Kobo.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299