El marketing ambiental se concentra en los popotes pero hay 6 cosas que contaminan más los océanos

En semanas recientes, algunas marcas se han sumado a una campaña global en busca eliminar los popotes de plástico para reducir la contaminación en los océanos. Es un gran paso pero también hay otros contaminantes que necesitan acciones de marketing ambiental.

La contaminación con plástico se ha convertido en un grave problema por ser uno de los elementos más dañinos para los océanos. Estimaciones de un estudio citado por el Washington Post indican que, si no se realizan cambios, para 2050 habrá más plástico que peces en los mares del mundo.

A nivel internacional, organizaciones, gobiernos y marcas se han sumado a una campaña en contra de los popotes, también conocidos como pajillas, y cadenas de restaurantes han señalado que ya no los usarán.

En el Reino Unido, McDonald’s dijo que cambiará de popotes de plástico a popotes de cartón, los cuales pueden reciclarse de forma más fácil. Por su parte, Starbucks se comprometió a eliminar los popotes en los próximos dos años (pero seguirá utilizando vasos desechables).

Mientras tanto, en México, el gobierno federal espera reducir el uso de plástico a través de campañas de comunicación y no con nuevos reglamentos o prohibiciones, con la campaña “Sin popote está bien”, en medios tradicionales y en las redes sociales bajo el hashtag #SinPopote.

El esfuerzo por eliminar los popotes es valioso, pero está lejos de combatir de forma importante la contaminación de los océanos. Estos productos desechables son el sexto elemento más encontrado a la hora de limpiar las costas.

De acuerdo con datos de Ocean Conservacy, la basura más encontrada en los mares y costas son, en orden de mayor volumen, colillas de cigarros, envolturas de alimentos, botellas de bebidas de plástico, taparroscas, bolsas de hule, bolsas de plástico y popotes.

Una solución real al problema ya ha sido vista en Europa. Semanas atrás, la Comisión Europea presentó una propuesta para prohibir los productos de plástico de un sólo uso.

De aprobarse por el Parlamento Europea, quedaría prohibida no sólo la venta de popotes, sino también de hisopos, platos, vasos y cubiertos desechables, plásticos para sostener globos y más.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.