El lado B de Netflix, las producciones que no lograron el éxito esperado

Durante 2018 según Netflix, sus ingresos fueron de casi 16 mil millones de dólares, cantidad muy por encima de los 11 mil 600 millones captados un año atrás

netflix
Bigstock

Actualmente el servicio de video en streaming, Netflix, es la referencia del contenido bajo demanda, e incluso se le considera la culpable de que modelos de negocio como el del Blockbuster sea cosa del pasado; asimismo, desde que la firma evolucionó al generar contenidos propios, provocó una disputa en la que la calidad y el talento deben ser la materia prima en las casas productoras de Apple, YouTube o Amazon Prime.

Fue en 2013 cuando la plataforma decidió elaborar sus propios productos y esto derivó en reconocimientos entre los que se encuentran premios Grammy así como el Oscar con la película Roma; en tanto, a nivel de ingresos, esto también se vio reflejado puesto que desde el año de referencia y hasta la fecha no ha hecho más que incrementarse significativamente, durante 2018 según datos propios, los ingresos fueron de casi 16 mil millones de dólares, cantidad muy por encima de los 11 mil 600 millones captados un año atrás.

Sin embargo, el fenómeno de éxito de series como Stranger Things, Orange Is The New Black, Breaking Bad, House of Cards o 13 Reasons Why, no se replica en la mayoría de sus productos, existen otros que generaron un elevado interés en la víspera a que estuvieron disponibles pero que al momento de estar como una opción de oferta, no pasó gran cosa con ellos.

Es por ello que a continuación te presentamos algunos casos fallidos de Netflix, en lo que se podría considerar el lado B de su oferta de productos.

Disjointed.

Se trataba de una serie en la que el eje central son las drogas, protagonizada por Katy Bates, la comedia mostraba a una defensora de la legalización de la marihuana que es dueña de un establecimiento de productos de cannabis en Los Ángeles el cual era atendido por ella así como su hijo y otros jóvenes.

El contenido, que fue producido por Chuke Lorre (The Big Bang Theory), se canceló tras la primer temporada. En Rotten Tomatoes este show apenas consiguió una calificación de 23 por ciento entre los críticos.

Gypsy.

Que el contenido sea protagonizado por una superestrella no se traduce en éxito inmediato y Gypsy es el ejemplo de ello, Naomi Watts daba vida a una psicóloga que traspasa el límite ético entre paciente y terapeuta al grado que se involucra emocionalmente con sus pacientes.

Este show se estrenó a mitad del 2017 y no generó reacción entre la audiencia, misma que la consideró lenta, aburrida o inverosímil, al tiempo que la crítica le dio solo un 38 por ciento de aprobación, motivo por el cual Netflix decidió cortarla tras una temporada.

Real Rob.

La serie dirigida, escrita y protagonizada por el actor Rob Schneider junto con su familia no llamó la atención de los suscriptores de las ocurrencias de Schneider.

Este programa logró una calificación de apenas 36 en Metacritic basado en cinco críticas; mientras que en Rotten Tomatoes obtuvo un apabullante 0 con base en 8 críticas. El show fue cancelado tras dos temporadas.