El internet de las cosas nos hace más vulnerables a los delitos cibernéticos

Los delitos cibernéticos se han convertido ya en cosa de todos los días y las cifras de incidencia han llegado a niveles impactantes, con costos que ya se miden en miles de millones de dólares. 

De acuerdo con un estudio de PwC, la basta mayoría de las organizaciones en Estados Unidos ya han adoptado un marco de seguridad para este tipo de delitos o bien un conjunto de sistemas de protección para evitar ser vulnerables a los ataques.

Esto se debe a que, según el estudio, durante 2015 se detectó un aumento del 38 por ciento en delitos cibernéticos o incidentes que han vulnerado la seguridad de las organizaciones, una cifra que duplica a lo registrado hace 5 años. El número total de incidentes detectados por PwC asciende a 59 millones, aunque la cifra es seguramente mayor, pues muchos no se denuncian ni se registran. “Los números son estremecedores”, dice la firma, “los métodos de prevención y detección han probado ser altamente ineficaces”.

Con el florecimiento de la tecnología de la nube, el 69 por ciento de las compañías estudiadas, utilizan sistemas de seguridad con base en este tipo de tecnología, a la que confían todo tipo de información, incluyendo el monitoreo de los análisis de datos y la autenticación de identidades para el acceso.

Pese a ello, de acuerdo con un estudio de McAfee, durante 2014, las pérdidas derivadas de este tipo de actividades delictivas se calcularon en un rango de entre 375 mil  y 575 mil millones de dólares anuales. “Incluso el rango más pequeño de entre estas dos cifras es más que el PIB de la mayor parte de los países, y las compañías subestiman los riesgos que enfrentan ante la ciberdelincuencia y la rapidez con la que este riesgo puede crecer”, dice McAfee.

PwC apunta que los incidentes derivados de dispositivos conectados a la nube crecieron un 152 por ciento en comparación con 2014, y con ello se refiere a aparatos como los relojes inteligentes, sistemas de iluminación y otros sensores que se han incorporado a las corporaciones, también conocidos como “el internet de las cosas”, o the internet of things, un sector que los expertos pronostican que crecerá de 13 mil a 30 mil millones de dispositivos en los próximos 5 años.