El impulso al desarrollo productivo nuevo compromiso social de las empresas

La responsabilidad social corporativa (RSC) es más que una tendencia o una moda. Por lo general, las acciones de RSC, asociadas a la filantropía, el beneficio social y al cuidado del planeta, está tomando un giro hacia las relaciones con la comunidad y el desarrollo de esta en todos sentidos.

El impulso al desarrollo productivo, con el fin de contribuir a tener un país más rico, innovador, emprendedor, creativo y ambientalmente sostenible, es la misión actual de la RSC.

Tradicionalmente, los esfuerzos inician en la propia comunidad de la empresa. Un caso concreto es el de la Cooperativa Cruz Azul, que ha tomado un liderazgo en México en el tema del Impulso al Desarrollo Productivo, enfocado a la creación de empleos en las comunidades de su influencia.

Caso concreto es Tula, Hidalgo, donde con talleres, capacitación y sesiones de asesoramiento profesional, buscan brindar conocimientos que mejoren las oportunidades laborales y fomentar la creación de pequeños negocios, es decir, que los asistentes generen su propia fuente de empleo. Además, si la viabilidad de un proyecto lo justifica, el programa apoya en el acercamiento a fondos e iniciativas gubernamentales (enfocadas en progreso económico), como una forma de que estos esfuerzos trasciendan más allá de la propia comunidad.

Países como Perú y Argentina, están avanzando a pasos acelerados y han tomado decisiones serias y robustas en este sentido, al grado de crear legislación al respecto, buscando estimular a las grandes empresas a tomar iniciativas para contribuir al desarrollo de las micro y pequeñas empresas.

Argentina tiene un ejemplo en Tucumán, una de las provincias más pequeñas, agobiada por la existencia de una elevada densidad demográfica que, a su vez, evidencia focos de concentración en algunas regiones de la provincia generando un desarrollo inequitativo.

Con la intención de resolverlo, el gobierno tucumano junto con la sociedad civil, unieron esfuerzos y nació así la plataforma Impulso Norte, “un espacio abierto de participación que agrupa a emprendedores, líderes sociales, empresarios, académicos, deportistas y artistas que buscan contribuir a transformar a Tucumán y crear un futuro mejor para todos sus habitantes”, en sus propias palabras.

El objetivo es desarrollar una visión común compartida a largo plazo que se traduzca en objetivos e iniciativas orientadas al futuro para Tucumán. Para ello, en la plataforma se han incorporado cien líderes de diferentes organizaciones, que de la mano de 10,000 ciudadanos son los encargados de ejecución de los planes, así como de proponer ideas.

Entre sus logros están el crecimiento y la diversificación con mayor participación en el PIB; más empleo; una población mejor educada y saludable; transparencia en políticas públicas y privadas, así como mayor bienestar y calidad de vida de los ciudadanos.

Cada vez se reconoce más la importancia de las alianzas público-privadas en la RSC. La empresa privada está comenzando a llegar a otros niveles de la sociedad civil, como las organizaciones no gubernamentales, organismos internacionales y los gobiernos nacionales y regionales, para incorporar el abordaje de los problemas culturales y sociales, con el objetivo de beneficiar a ambos en el proceso.

En el pasado, los gobiernos se han basado en la legislación y la regulación para lograr objetivos sociales y ambientales en el sector empresarial. La reducción de los recursos del gobierno, junto con la desconfianza de las regulaciones, ha incitado a los empresarios a explorar iniciativas voluntarias y no regulatorias, con vocación hacia el desarrollo humano y económico.

Las empresas pueden marcas la diferencia en las comunidades en las que operan y encontrar formas de mejorar la vida de la comunidad. A medida que la demanda de RSC continúa creciendo, afectará cada vez más las relaciones con los inversionistas, la satisfacción de los empleados y las opiniones de los consumidores sobre las empresas que desean apoyar. Por ello, hoy las corporaciones no solo deben de ser vistas, sino sentidas.

Compartir
Artículo anteriorLos usuarios digitales potencian así sus alcances
Artículo siguienteBienvenidos al IA Marketing Era
Licenciado en comunicación con especialidad en publicidad y relaciones públicas por la Universidad Panamericana Máster en comunicación digital por Vertice Business School/Universidad del Rey Juan Carlos Fundador y Presidente de AB Estudio de Comunciación, agencia de comunicación y relaciones con 55 años de trayectoria. Fue vicepresidente y director del diario unomásuno. Ha impartido la materia de relaciones públicas en las Universidad Anáhuac y en la Universidad Panamericana.