Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

El golpe de la pandemia al empleo dentro de México: 27 por ciento habría perdido su trabajo

Los efectos de la pandemia continúan presentándose en la economía nacional, en especial cuando se habla de los niveles generales de empleo

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
En diciembre se han perdido 80 mil empleos
  • La encuesta de Defoe contempló mil 600 respuestas, recolectadas en un proceso de vivienda en vivienda (cara a cara) por todo el país

  • En general, se teme que México no pueda recuperar sino hasta dentro de varios años el nivel de productividad que tenía en 2019

  • Además, muchos especialistas internacionales afirman que varios jóvenes se verán afectados permanentemente en su carrera profesional

Todo el mundo sabía que la crisis de la COVID-19 dejó a muchas personas sin un trabajo estable. Sin embargo, no había cifras claras de qué tan generalizado había sido todo este fenómeno en el país. De acuerdo con un reciente estudio de Defoe, el 27 por ciento de las personas en México habrían perdido su empleo durante los últimos meses. Lo anterior es casi equivalente a tres de cada 10 personas, un golpe crucial para la economía nacional en general.

Esto no significa que aquellos que sí lograron mantener su plaza están como si nada. Todo lo contrario, el 40 por ciento reafirmó que todavía tienen su empleo, pero que se vieron forzados a aceptar una reducción sustancial en su salario. Lo anterior significa que alrededor de una tercera parte de la población se ha visto afectada laboralmente por la COVID-19. Sin embargo, llama mucho la atención que el panorama económico no parece afectar la satisfacción laboral.

La firma apunta que seis de cada 10 personas dentro de México aún se sienten satisfechas o muy satisfechas con el empleo que tienen. Del otro lado de la moneda, apenas el tres por ciento abiertamente opina que su trabajo les resulta muy insatisfactorio. Yamil Nares, director de Defoe, teoriza que esto podría responder a la misma crisis. Apunta que “las exigencias de la vida diaria quizá vuelvan más deseables los trabajos que antes no satisfacían las expectativas”.

Movimientos en el empleo

No solo se han notado despidos, reducciones de sueldo y una aparente contradicción en la satisfacción laboral. De acuerdo con Defoe, también es más difícil que las personas estén en un mismo empleo por muchos años. El 56 por ciento de las personas dicen que han llegado a cuatro años de antigüedad en su más reciente trabajo. Solo una décima parte está en los 16 años o más. Esta tendencia de ciclos laborales, por supuesto, precede por mucho a la crisis.


Notas relacionadas

Casi la mitad de la gente en México se cambiará de empleo en los próximos seis meses

Lo que debes revisar antes de aplicar a una vacante de empleo

¿Y las vacantes? Así ha afectado la pandemia las ofertas de empleo


También se están viendo tendencias clave en el uso del home office. Si bien el término se hizo muy popular en México y el resto del mundo a raíz de la pandemia, en realidad no fue tan generalizada su adopción. Esto, precisamente porque hay mucho empleo simplemente no se puede realizar a la distancia. De hecho, parece que la población que más se benefició con el cambio en los espacios fueron los jóvenes de 25 a 34 años de escolaridad media/superior.

Irónicamente, justo las personas que más se beneficiaron del home office parecen ser las que más detestan esta forma de continuar con su empleo. Los jóvenes de entre 18 y 24 años creen que se trata de un esquema “cansado”. Por su lado, las personas de 35 a 44 años lo califican de una práctica “molesta”. En lo que sí parecen estar de acuerdo todas las personas que lo han podido practicar es que es la forma más segura de continuar laborando durante la crisis.

Panorama de trabajo en México

Lo cierto es que la pandemia ha sido un sube y baja de emociones para el mercado laboral. En octubre, se estaba presumiendo que México había logrado incrementar el empleo formal con respecto al periodo anterior. Un hito importante para la administración federal, pues muchas de las críticas habían sido que, aunque no había muchos desempleados, sí se había dado una precarización el entorno. Esto, porque una buena parte de la población cayó a la informalidad.

Pero no es como que esta tendencia haya continuado con particular fuerza. En el pasado Día del Trabajo, Forbes señaló que la situación del empleo en México todavía era complicada, con un déficit de casi dos millones de plazas frente a 2019. Más importante tal vez es que, de las plazas contadas en esta cifra, 1.4 millones representan personas que no se consideran en la Población Económicamente Activa (PEA). Esto, de nuevo, porque su empleo es informal.

Otros artículos exclusivos para suscriptores