Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

El Futuro del Trabajo

Empleadores y colaboradores se enfrentan a cambios en la práctica laboral y en la adquisición de talento.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
home office

El panorama laboral en México es decadente en medio de la crisis sanitaria. El país perdió 647 mil 710 empleos formales registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Del total de empleos que se perdieron durante 2020, el 86 por ciento eran puestos permanentes, que se cuentan en 560 mil 473 y el 14 por ciento eran puestos eventuales, unos 87 mil 237.

Se trata de la peor cifra de empleo del que se tiene registro. Los sectores más afectados fueron los servicios, la extracción, la construcción y el comercio. Solo los empleos en el sector agropecuario, servicios sociales y eléctricos tuvieron un incremento.

Y no solo se trata de pérdida de empleos, sino de condiciones laborales precarias. El salario promedio fue de 408 pesos, que representa un incremento de solo 7.9 por ciento respecto a 2019, frente al encarecimiento disparado de productos de la canasta básica.

Entre las malas prácticas que surgieron ante la necesidad de tener un trabajo, los empleadores disminuyeron puestos de trabajo o aumentaron labores a quienes dejaron en la compañía, sin mayor paga. Más aún, algunos despidieron a quienes tenían mayor antigüedad para suplir sus puestos con vacantes con un sueldo menor al que previamente pagaban, buscando profesionales que estuvieran dispuestos a todo por un empleo.

Desde  el estudio “Barómetro” de Kantar se informa que el 35 por ciento de los mexicanos trabaja con ingresos reducidos y solo el 39 por ciento percibe su salario íntegro.

De hecho, es por ello que del 52.8 por ciento de mexicanos que están buscando un empleo actualmente, un arrasado 71.2 por ciento lo hace por un mejor sueldo, un 10.2 por ciento por mejores prestaciones, lo que puede estar relacionado con seguro de vida, seguro de gastos médicos mayores o simplemente con el Seguro Social, según el Estudio Anual de Sueldos y Salarios 2021.

En tanto, el 9 por ciento busca un trabajo con menor estrés, lo que puede apuntar justamente al abuso de algunas empresas, que aprovechan para incrementar la carga de trabajo y el 5 por ciento está en la búsqueda de un trabajo que le quede más cerca de su casa para sentirse más seguro. Finalmente, el 4 por ciento busca un trabajo que sea solo home office, lo que puede ser resultado de la misma razón, proteger su salud y la de los demás.

 

“MUCHAS EMPRESAS Y SUS DIRECTIVOS HAN MADURADO SOBRE LAS BONDADES DEL TRABAJO A DISTANCIA, PERDIENDO EL MIEDO A LA PÉRDIDA DE CONTROL Y PRODUCTIVIDAD DE LOS EMPLEADOS. ESTO, AUNADO A LAS RECIENTES REFORMAS APROBADAS PARA TELETRABAJO, ABONAN A FORTALECER ESTE SISTEMA”

Francisco Martínez Domene, CEO Grupo ADECCO México Tweet

Nueva reforma de Home Office

Para prevenir abusos, las autoridades realizaron la reforma sobre
teletrabajo o home office, que se publicó durante la primera semana de
enero de 2021, en el Diario Oficial de la Federación (DOF), entrando en
vigor el mismo mes.

La reforma implica cambios a la Ley Federal del Trabajo; sin embargo,
no se aplicarán incluso hasta 18 meses después, que es el tiempo con el
que cuenta el Gobierno Federal para crear una Norma Oficial Mexicana
que mandate las nuevas obligaciones.

Contempla cambios en los principales retos que se presentan al home
office en el panorama actual, tales como el derecho a la desconexión, es
decir, que los trabajadores no participen en comunicaciones
electrónicas relacionadas con su empleo, ya sean correos electrónicos,
llamadas telefónicas o mensajes de WhatsApp, fuera de su horario
laboral.

“En una encuesta realizada por OCCMundial en noviembre pasado, el 62 por ciento de los profesionistas consideró que el principal beneficio que deberían ofrecer las empresas en México como parte de su salario emocional para motivar a sus equipos de trabajo es el derecho a la desconexión digital”, profundizó Sergio Porragas, Director de Operaciones (COO) de OCCMundial.

También queda establecido que los patrones deben preservar los datos personales y el derecho a la intimidad de los empleados. Y uno de los aspectos más importantes es que los empleadores no pueden dar salarios inferiores a quienes realizan home office en comparación con quienes realizan sus labores de manera presencial con funciones iguales o similares.

“Se vuelve imperativo también que todos los integrantes de la organización cuenten con una infraestructura de cómputo segura en la nube y equipos de última tecnología, con altos estándares de seguridad. Al estar en casa nuestros equipos y tecnología se encuentran más expuestos que nunca”, acotó Eduardo Garciarreal Sánchez, Socio Fundador de Dots.

Aunado a esto, se establece que los empleadores deben asumir los pagos de una parte proporcional del recibo de luz, así como de los servicios de telecomunicación, como internet.

“Algunas recomendaciones que podemos dar a las empresas para enfrentar los retos son: establecer directrices claras por áreas, seleccionar programas comunes para mantener el flujo de la comunicación y del intercambio de la información, como de videoconferencia, mensajería instantánea, redes corporativas privadas y almacenamiento en la nube. Para que la implementación sea adecuada, las empresas deben optar por dar una breve capacitación, lo que podría resolverse de manera sencilla haciendo un tutorial en video. Para los colaboradores, nuestras recomendaciones serían acondicionar un espacio de trabajo cómodo y seguro, revisar sus conexiones a internet, establecer horarios productivos, metas específicas día con día, fijar prioridades, evitar distracciones y mantener claros los objetivos de su empresa”, explicó Porragas.

"LAS EMPRESAS DEBEMOS CONSTRUIR UNA REPUTACIÓN EN EL MERCADO QUE ATRAIGA AL TALENTO. AHORA QUE NO PUEDEN VISITAR LAS OFICINAS, LOS CANDIDATOS BASAN MUCHO SU BÚSQUEDA EN LO QUE LEEN Y OYEN DE LA EMPRESA POR LO QUE NUESTRA MARCA COMO EMPLEADORES DEBE ESTAR IMPECABLE”

MONICA AGUILAR, GERENTE DE RECURSOS HUMANOS, PORTER NOVELLI MÉXICO Tweet

Outsourcing

En este panorama es que se hicieron notorias algunas estrategias que han tenido un impacto negativo en la calidad de vida de los empleados, y que se han implementado durante años, es el caso del outsourcing.

TENDENCIAS DE CONTRATACIÓN “NUEVA NORMALIDAD”

Estos cambios en la Ley suponen transformaciones en la contratación del talento y la práctica de las empresas. Las tendencias apuntan a que el home office se mantendrá y traerá consigo nueva infraestructura y capacitación continua a distancia.

Aunado a esto, para Martínez Domene, el reclutamiento virtual será indispensable: “toda empresa por más grande o pequeña que sea, tendrá que comprender que
ante la incertidumbre de más contagios de COVID-19, la implementación del
reclutamiento virtual, usando herramientas digitales será una prioridad”.

Aquellos colaboradores que tengan mayor cercanía con lo digital y habilidades que impacten en beneficio de las empresas, son quienes destacarán, incluyendo al departamento de recursos humanos.

“En el 2021 se les dará mayor fuerza a las herramientas digitales para la integración de nuevos colaboradores, por ejemplo el social recruiting, aprovechando las redes sociales para atraer a los candidatos que cuenten con los perfiles deseados”, coincidió Juanchi Torre, CEO Fashion Media Group.

Pero no solo para los empleadores habrá cambios. Los skills del empleado idóneo también son distintos. Para comenzar, más allá de las habilidades que los profesionales siempre tienen en cuenta, hay que prestar atención a las sociales.

De acuerdo con el último informe presentado en el Foro Económico Mundial de Davos (WEF) sobre el Futuro del Trabajo, una tercera parte del set de habilidades esenciales que se requerirán tiene que ver con habilidades sociales como la persuasión, la inteligencia emocional y la capacidad de enseñar a otros.

Nuevas Habilidades

Desde LinkedIn Learning indican que las habilidades que los profesionales necesitan en este momento están centradas en el constante aprendizaje y señalan a la inteligencia emocional como fundamental, ya que consideran que un líder debe tener conciencia de, que en medio de esta nueva normalidad, la distancia es el factor constante, por lo que 31 por ciento de los profesionales ha sentido menos conexión con las empresas y se necesita un profesional con habilidades para conectar equipos.

Desde la perspectiva de Martínez Domene: “entre las habilidades blandas o soft más valoradas se encuentran: flexibilidad cognitiva, capacidad de negociación, orientación al servicio, juicio, toma de decisión, liderazgo, creatividad, el trabajo en equipo, la resolución de problemas y el pensamiento crítico. Actualmente las hard skills están más enfocadas a competencias tecnológicas y digitales, como el conocimiento y/o dominio de temas como Blockchain, Cloud Computing, entre otros sin olvidarnos de los idiomas extranjeros muy necesarios dada la globalidad en los negocios de muchas empresas”, concluyó.

De cara al futuro, Adecco Group determinó que el 70 por ciento de los miembros de la Gen ZEOs se están poniendo en marcha a perfeccionar de sus soft skills sobre las habilidades duras, algo que para generaciones anteriores no había sido tan importante.

“Los hard skills que estaremos buscando las empresas son definitivamente conocimiento y buen manejo de temas digitales. Vamos a buscar candidatos que se sientan cómodos en un entorno remoto y virtual. Además, en un mundo en el que los límites geográficos están bastante borrados y tenemos gente en todo el mundo trabajando en proyectos colaborativos, estaremos buscando más que nunca candidatos con manejo de otros idiomas y versatilidad. Candidatos que tengan diferentes antecedentes y áreas de experiencia que puedan adaptarse a las nuevas necesidades y cubrir diferentes funciones. Por último, estaremos buscando gente con capacidad de análisis de información. La cantidad de información existente hoy en día requiere gente que pueda analizarla, identificar tendencias y saber cómo utilizarla para el bien de los clientes y los programas que manejamos. En cuanto a los soft skills, lo que las empresas estarán buscando es gente flexible, resiliente, adaptable, independiente y emprendedora”, explicó Monica Aguilar, Gerente de Recursos Humanos, Porter Novelli México.
.

"LA METODOLOGÍA AGILE, SERÁ UNA DE LAS FORMAS MÁS EFECTIVAS DE TRABAJAR PARA OPTIMIZAR TIEMPOS Y RECURSOS. LA COMUNICACIÓN, LA RESILIENCIA, LA COLABORACIÓN Y LA INTELIGENCIA EMOCIONAL SIEMPRE HAN SIDO Y SERÁN UNA DE LAS MAYORES FORTALEZAS DE UN BUEN CANDIDATO"

INGRID ZAMORA MORENO, ADMIN & HUMAN RESOURCES MANAGER, ID FINANCE MÉXICO Tweet

Home Office

Las nuevas formas de trabajo también apuntan a otra corriente que llegó para quedarse: el home office.

“En el contexto de la pandemia de COVID-19, el home office se convirtió en un buen aliado para que las empresas mantuvieran sus operaciones, si bien tuvo importantes desafíos tecnológicos y sociales, al final se convirtieron en valiosas lecciones, que hoy nos dan otro panorama de este sistema de trabajo en México. Muchas empresas y sus colaboradores reaccionaron rápidamente, mostrándose con este nuevo sistema de trabajo a la altura de las circunstancias. Estamos ciertos, que, aunque durante la pandemia ha sido casi obligado por responsabilidad sanitaria, en el futuro, el home office será una práctica mucho más utilizada por las empresas y demandada por los trabajadores”, ahondó Martínez Domene.

En México, esta modalidad no era implementada en la mayoría de las empresas por la mentalidad conservadora que rige al país, sobre todo porque el desconocimiento de herramientas tecnológicas que puede ayudar al empleador a tener datos de productividad a distancia, además del temor de no tener control de la labor de los colaboradores, y también por ignorar las ventajas para el empleador y el empleado cuando se ejecuta de forma correcta, aspectos que en potencias mundiales se han logrado vencer desde hace años.

“Otro factor que permitirá el trabajo remoto será la inclusión de personas en una plantilla sin importar su lugar de residencia, y enfocándose más en sus competencias y cualidades para desempeñar un puesto de trabajo con el que podrán también crear equipos multidisciplinarios. En los próximos años se quedan atrás las jerarquías verticales ( jefe y colaboradores ) ahora es una jerarquía horizontal en el que todos trabajan con un beneficio único y un objetivo”, expuso Aurelio Sánchez, Director de Estrategia y Nuevos Productos de Ikusi México.
.

Imapctos del Home Office

De acuerdo con un estudio realizado por la Asociación de Internet MX en conjunto con OCCMundial, 70 por ciento de los profesionistas ha estado trabajando desde casa en los últimos meses.

“Debo destacar que la estrategia del home office es un ganar–ganar para las empresas y para los empleados, ya que por ambas partes existirán obligaciones y beneficios. Se estima que con el tiempo estos cambios impactarán de manera favorable a la reducción de costos, al medio ambiente y claro, a las personas en general, ya que esta modalidad responde a las necesidades de las nuevas generaciones de tener un mejor balance entre la vida personal y profesional”, indicó Porragas.

Una vez que la pandemia forzó al mundo a priorizar la realización de las labores a distancia, el home office da brindado un panorama nuevo a los empleadores, quienes han podido experimentar que algunas áreas de sus empresas son incluso más productivas a distancia, aunque no en todos los casos.

“Hay un estudio por la firma Willis Towers Watson que es una firma de consultoría de gestión del recurso humano que dice que al inicio de la pandemia por COVID-19, el 40 por ciento de las compañías veían un impacto positivo en la productividad al implementar el home office, pero pasados los primeros cuatro meses, sólo 18 por ciento lo considera así. Creo que este tema será algo a enfocarse en 2021 para encontrar soluciones de manera más permanente”, expuso Arturo Bañuelos, Director Ejecutivo de la División de Administración de Proyectos y Desarrollos de JLL México.

Una Nueva Era

En tanto, los colaboradores que veían tan distante la práctica, también consiguieron vivir esta nueva forma de trabajar y se dieron cuenta si realmente les funcionará más allá de la pandemia, cuando ya no haya necesidad de quedarse en casa.

En un estudio reciente de Grupo Adecco, “Redefiniendo la nueva era de trabajo”, se señala que más del 70 por ciento de los empleados quieren flexibilidad entre la oficina y el trabajo a distancia después de la pandemia.

Pero en esa experiencia también surgieron contras para los empleadores, como la urgencia de herramientas de trabajo a distancia con las que no contaban y más allá de aspectos físicos, también un enorme reto en la comunicación de los equipos y el desconocimiento de nuevas tecnologías.

“Propiamente el trabajo a distancia ha sido un desafío para las empresas y los colaboradores en México, porque no todas las empresas estaban preparadas para operar a distancia y no todos los trabajadores estaban habituados a ello.
Uno de los primeros retos para las organizaciones fue que no todos los colaboradores contaban con equipo de cómputo portátil, celular corporativo, además de una infraestructura tecnológica moderna y segura. Aun considerando que las personas que están realizando trabajo remoto ya cuenten con estas herramientas, se han detectado otros desafíos, como el poco conocimiento de plataformas de comunicación o colaborativas, así como la seguridad de los datos y comunicaciones que también ha sido un desafío para las empresas. A casi un año de distancia, se ha logrado avanzar; sin embargo, todavía quedan muchos temas por mejorar”, coincidió Martínez Domene.

Nuevos Retos

Para los empleados, se hizo notorio el desconocimiento de herramientas y plataformas digitales, como en el caso de Zoom, Meet, Slack, incluso de redes sociales como LinkedIn y hasta Facebook.

Al inicio de su nueva vida laboral, lucharon con la procrastinación y la desorganización, lo que derivó en rebasar su horario laboral por no poder establecer un nuevo método de trabajo en casa con buenos resultados. De hecho, algunos se dieron cuenta de que el ambiente laboral les exigía estar al tanto del trabajo y la familia al mismo tiempo.

Desde OCC Mundial revelaron que el 40 por ciento de los empleados no tiene un lugar exclusivo o definido para trabajar en su hogar y deben recurrir al comedor, la sala e incluso la cocina.

“Las medidas de seguridad de COVID-19 han hecho que quienes trabajan en su casa se enfrenten al reto de la falta de infraestructura y ergonomía. El reto ahora es lograr adaptar espacios para la productividad laboral, sin dejar de lado la calidad de vida de las personas, a mediano y largo plazo. Me gustaría poner como ejemplo unos datos del estudio Powered by Human Experience que se realizó a nivel global por JLL. Este dice que la experiencia vivencial que los empleados tienen en el lugar de trabajo, define la relación que tienen con las empresas e influye en su rendimiento y el nivel en el que se sienten capacitados, involucrados y satisfechos. De esta manera, dado que los empleados no van al lugar de trabajo, y no lo harán en el futuro inmediato, este tema ocupa una posición central en la toma de decisiones tanto estratégicas como operativas”, compartió Bañuelos.

De acuerdo con datos del Estudio Anual de Sueldos y Salarios 2021, los mexicanos han sentido que el home office ha disminuido gastos en transporte público (41.5 por ciento), que han podido ahorrar más (27 por ciento) y que han disminuido sus gastos en alimentación (9.3 por ciento).

En contraste, consideran que ha incrementado gastos en despensa (26.9 por ciento), que ha incrementado sus gastos en servicio de luz (33.1 por ciento) y que ha incrementado sus gastos en servicio de Internet (15.9 por ciento)

Además, algunos se enfrentaron a malas prácticas de sus empresas exigiéndoles 24 horas de trabajo como condición para que se mantuvieran en casa o por el contrario los regresarían a las oficinas, ante el riesgo de infectarse de COVID-19 y de contagiar a sus familias.

Casi 70 por ciento de los mexicanos dijo que con la modalidad de home office trabajan más; en especial, 72 por ciento de las mujeres siente que sus cargas de trabajo han incrementado, según el acuerdo con el Termómetro Laboral de OCC Mundial de junio 2020.

Modelo Híbrido

Incluso, los expertos señalan que surgirá un modelo híbrido, que consiste en turnos de rotación entre permanecer en casa y acudir a la oficina algunas horas, en el caso de las labores que así lo requieran, como solución a las empresas mexicanas que aún no están listas para ajustarse del todo al trabajo a distancia, por falta de tecnología o por mentalidad atada al pasado. Así como en el caso de los empleados que no han desarrollado la capacidad de ser efectivos desde casa.


Algunas actividades que se pueden hacer al 100 por ciento a distancia, permanecerán igual, pero quienes no están dispuestos a confiar en el home office, implementarán esta alternativa este mismo año.

Moís Cherem, CEO de BEDU e integrante del World Economic Forum, compartió con Forbes que el 44 por ciento de la fuerza laboral pudo seguir con el trabajo remoto, demostrando que lo híbrido es posible y que a corto plazo.

En este sentido, Aguilar coincide en que “cuando las autoridades nos permitan volver a la oficina, regresaremos en un esquema híbrido y considero que así será durante todo el año. Unos días en home office y una afluencia muy acotada del personal en la oficina. Además veremos qué tipo de actividades deben seguir y cuales debemos detener. Y ver qué cosas nuevas podemos ofrecer. Estamos evaluando también revisar los horarios de forma que las personas con niños en casa puedan encontrar también el espacio que necesitan y ser flexibles con ellos. No se solamente un tema de trabajar en casa sino de definir cómo será el trabajo en casa. Creo que flexibilidad será la característica principal del home office en 2021”.

Tanto empleadores como empleados siguen adaptándose a nuevos procesos, y en tanto, eligen al menos algunos días de realizar las actividades como antes lo hacían, en una especie de prueba y error que permita avanzar a una nueva manera de hacer que funcione para todos.

Es así como las necesidades de las empresas se enfocarán en actividades remotas y profesionales familiarizados con procesos digitales que aporten a las compañías, pero también con personal con habilidades sociales y empáticos ante el panorama actual.

En tanto, los profesionales visualizan una nueva forma de trabajar, igual de efectiva para las compañías, pero mucho mejor para su entorno familiar, personal y de salud, así que darán prioridad a empleos remotos en firmas con reputación de empatía y solidaridad, además de que priorizarán el sueldo como un aspecto realmente importante en tiempos de crisis económica.

Otros artículos exclusivos para suscriptores